miércoles, 18 de enero de 2012

ALEGRÍA Y CURACIÓN



El Cristo dijo: ¡Os doy mi alegría! Y es que Dios actúa en ti por medio de ésta energía fundamental que llamamos Alegría. La Alegría no es algo provocado por las circunstancias exteriores, quien verdaderamente es alegre, lo es, sin ser afectado por ellas.


Cuánto mas te alejas de tus vehículos inferiores (físico - etérico - emocional - mental inferior), mas alegría tienes ya que ésta funciona a nivel de Tu Ángel Solar (o Cristo en ti), tu Alma, tu Mónada (Presencia YO SOY); o sea a nivel de tus vehículos Superiores.

Al actuar con tu tríada Superior, le quitas poder a tu personalidad que es la causante de dolor, afecciones a la salud, angustias, etc.; si tus cuerpos inferiores (tu personalidad) te controlan mayor es tu dolor y menor tu alegría.

Cómo acrecentar la alegría:

1 - Contemplar una flor, sin apuro , la mayor cantidad de tiempo posible. Su belleza... simetría... perfección... perfume...

Ir penetrando en ella: conectarse con la esencia de la flor, mas, mas, llegar al YO SOY de la flor.

2 - La contemplación de un símbolo, de algo relacionado con la Naturaleza, el escuchar una música, incrementan la alegría y encienden tu creatividad.

Mientras contemplas, trae a tu mente una de las siguientes virtudes:

Belleza - Bondad - Justicia - Verdad - Ética - Amor - Fe - Paz - Tranquilidad - Inofensividad - Anhelo elevado - Devoción - Salud - Dinamismo - Entusiasmo - Acción justa - Sueño apropiado - Relación sexual correcta - Dieta adecuada -

Sólo de a una y date todo el tiempo que necesites para meditar en ella.

Haz todo lo que hagas con alegría: la comida, un nuevo curso, dar un saludo, tu trabajo, lo que te gusta, lo que no te gusta.

Pon alegría en todo, absolutamente en todo; acreciéntala cada vez que puedas y en los que llamamos malos momentos acompáñalos con una sonrisa y busca la solución con la mayor alegría.

Tu alegría aumenta cuando prestas un servicio a alguien sin esperar nada a cambio. Lo que la incrementa es el hecho de dar; el de recibir incrementa tu felicidad.

La felicidad es un sentimiento, por lo que solo involucra a tu cuerpo emocional y es pasajero. La Alegría es gozo e involucra a tus cuerpos Superiores y forma parte de los tesoros acumulados en el cielo.

La Alegría es lo contrario a la depresión, el dolor y la fealdad y está dentro de ti, solo debes buscarla y acrecentarla.

Enemigos de la Alegría: Temor - Ira - Codicia - Odio - Resentimientos - Fealdad - Cualquier acción que no se base en la Buena Voluntad - Mentira - Crítica - Calumnia - Malevolencia - Venganza - Celos - Separatividad - Agresión - Destrucción - Mala acción hacia otro - Vanidad - ego - Presunción - Hipocresía - Contaminación - Corrupción - Acción dañina

(Evita todo esto y si aparece, cámbialo inmediatamente por la virtud contraria)

El Amor y la Alegría son el Alfa y Omega te dan seguridad en ti mismo, curan, armonizan expanden, fortalecen y te elevan.

La Alegría es Salud para el Espíritu y se manifiesta en cura en el cuerpo físico.

del libro:

"El Camino hacia Tu Ángel Solar"

volumen II

Mónica Barbagallo
Publicar un comentario