jueves, 23 de febrero de 2012

¡CLARO QUE HE HECHO ALGO!


Era un día lluvioso y gris. De pronto, me encontré a una niña apenas cubierta con un vestido todo roto, tiritando de hambre y de frío.


Me encolericé y le reclamé a Dios:

"¿Cómo es posible Señor, que habiendo tanta gente que vive en la riqueza, permitas que esta niña sufra hambre y frío?

¿Cómo es posible que te quedes ahí tan tranquilo, indiferente ante tanta injusticia, sin hacer nada?“. ..

… Después de un largo silencio, sentí la voz de Dios que me contestaba:

“¡Claro que he hecho algo!

¡Te hice a ti! "
Publicar un comentario