miércoles, 31 de octubre de 2012

DIA DE MUERTOS




 El Día de Muertos es un ritual colorido donde se le rinde homenaje a los difuntos. La ofrenda es parte primordial de la ceremonia: una mezcla cultural donde los europeos pusieron algunas flores y veladoras, mientras que los indígenas le agregaron el copal, el pan, la comida y la flor de cempasúchil.

Los altares por la festividad varían según la zona y los elementos disponibles por región. Infinidad de adornos típicos de esta época demuestran la creatividad de los mexicanos.

Como representación del elemento fuego suelen colocarse velas, veladoras y cirios, por su fácil manejo y su relación con los símbolos religiosos. En su versión menos frecuente pueden añadirse antorchas y fogatas, que representan la guía para el alma, la luz en su camino de vuelta al mundo para los fallecidos. En las ofrendas tradicionales se colocan cuatro cirios para representar una cruz y los cuatro puntos cardinales.

En tanto, el agua tiene múltiples significados. El principal es que se utiliza para calmar la sed del espíritu, por ello se coloca un vaso de agua. Los mayas tenían la creencia de que los cenotes, que ellos consideraban sagrados, eran una puerta al inframundo. En muchas representaciones de altares suele colocarse una vajilla con agua, simbolizando un cenote y la entrada al inframundo, además se añaden diferentes objetos de tocador y aseo personal para el difunto.

En la representación de la tierra se deben incluir diversas semillas, frutos, especias, flores y otras bondades de la naturaleza. Se utilizan diferentes semillas como el maíz y el cacao para formar figuras en el suelo. En la actualidad esta tradición se ha sustituido por el aserrín pintado de diferentes colores. En una idea moderna, la representación de la tierra se relaciona con el principio de la ideología cristiana "polvo eres y en polvo te convertirás".
Publicar un comentario