viernes, 21 de diciembre de 2012

CONFUNDE EL TELÉFONO CON UNA PLANCHA Y SE QUEMA LA CARA

Un accidente casero más frecuente de lo que parece.


Tomasz Paczkowski, un joven polaco, sufrió graves quemaduras en su cara luego de llevarse una plancha hirviendo a la cabeza al confundirla con el teléfono mientras ayudaba a su esposa a planchar la ropa.

Luego de que su esposa le reclamara que nunca ayudaba en las tareas del hogar, Tomasz quiso colaborar y comenzó a planchar la ropa recién lavada. Preparó la mesa, se abrió una cerveza y puso una pelea de boxeo en la tele. A los pocos minutos sonó el teléfono, y en el apuro por atender, se confundió y levantó la plancha hirviendo, llevándosela a la cara.

"Estaba planchando lo más tranquilo, pero me emocioné con la pelea en la televisión, y no me di cuenta. Simplemente me confundí", contó Tomasz. "Quise atender lo más rápido posible y con la plancha en mi mano, la presioné contra mi oído".

Para colmo, con la cara casi en llamas, Tomasz salió corriendo para el baño a mojarse, pero en el camino se tropezó y se dio con la puerta en el ojo.

Luego de ser atendido de urgencia en el hospital, los médicos le aconsejaron reposo absoluto, y por unos cuantos días no ayudará a su esposa en las tareas del hogar.
Publicar un comentario