lunes, 2 de junio de 2014

SANKUNTALA ( LEYENDA DE LA INDIA)

UN PODEROSÍSIMO MARAJA SE EXTRAVIO EN CIERTA OCACION
( HACE DE ESTO MILES DE AÑOS) EN UNA SELVA DEL HIMALAYA. TRAS UNA CAMINATA DE MUCHAS HORAS, FUE A PARAR A UNA ERMITA RODEADA DE UN JARDÍN EN EL QUE HABIA GRAN VARIEDAD DE FLORES, FRUTOS Y ANIMALES DE LAS MAS EXOTICAS ESPECIES, QUE CONVIVIAN PACÍFICAMENTE A PESAR DE QUE ALGUNOS DE ELLOS ERA FEROCES.
SE ADENTRO CON CURIOSIDAD EN AQUEL HERMOSO Y AGRADABLE RECINTO, GRANDE FUE SU SORPRESA AL DESCUBRIR EN LA PUERTA DE LA ERMITA A UNA MUCHACHA DE GRAN BELLEZA, LA CUAL, AL VERLE, LE HIZO SEÑAS DE QUE ENTRASE EN EL LUGAR SAGRADO.
UNA VEZ ADENTRO, EL MARAJA SUPO POR LA DESCONOCIDA QUE ALLI MORABA EL SABIO KANVA, PERO QUE EL NOMBRE Y ONDICON DE ELLA SOLO PODRIA CONOCERLOS POR BOCA DEL BRAHMAN, HESPED DEL ERMITAÑO, QUE ESTABA AHÍ PRESENTE.
HASTA ENTONCES EL MARAJA NO SE HABIA APERCIBIDO DE QUE, EN EFECTO, UN BRAHMAN A SU ESPALDA ESCUCHABA ATENTAMENTE LA CONVERSACIÓN. LE PIDIO POR ELLO PERDON, SUPLICÁNDOLE QUE LE CONTARA LO QUE SABIA. A LO QUE EL BRAHMAN RESPUSO, DICIENDO:
“ HABIA UNA VEZ UN REY QUE, RENUNCIANDO A TODO PODER, SE HIZO YOGUI Y FUE  TAL SU PERFECCION EN EL NUEVO ESTADO Y TANTAS LAS MORTIFICACIONES A QUE SE SOMETIA, QUE EL MISMO DIOS INDRA TUVO CELOS DE EL, POR LO QUE LE ENVIO LA MAS BELLA BAILARINA DE SU PARAÍSO ACOMPAÑADA DE LOS DIOSES VIENTO Y DESEO CON EL FIN DE QUE LE TENTASEN. LA JOVEN SE PRESENTO PRIMERO ANTE EL YOGUI CON UN AIRE DE ABSOLUTA INOCENCIA, COMO SI SOLO PRETENDIERA ALEGRARLE EL ESPIRITU. PERO ASI QUE EL SANTO SE HUBO INTERESADO POR ELLA DISTRAYÉNDOSE DE SU CONTEMPLACIÓN EXATICA EL VIENTO, AGITANDO LAS LEVES VESTIDURAS DE LA BAILARINA, HIZO DE MANERA QUE QUEDASEN SUS BELLEZAS AL DESCUBIERTO Y EN CUANDO MIRO EL YOGUI EL DESEO LE HIRIO CON UNA SAETA. INDRA ACABABA DE VENCER, TAN EN ABSOLUTO, QUE EL SANTO, ABANDONANDO SU ESPADA, TOMO A LA BAILARINA POR ESPOSA..
AMBOS PASARON UNOS MESES DE APARENTE FELICIDAD. SIN EMBARGO, LA BAILARINA SENTIA REMORDIMIENTOS POR EL ENGAÑO EN QUE ESTABA EL POBRE YOGUI HASTA EL EXTREMO DE QUE, AL SENTIRSE ENCINTA, NO QUISO VIVIR MAS CON EL Y HUYO AL HIMALAYA. TUVO ALLI UNA HIJA DE QUIEN CUIDARON LOS PAJARON CUANDO ELLA REGRESO AL CIELO, AL LAFO DE INDRA. UNA NIÑA HERMOSA Y VIVAZ QUE FUE HALLADA EN EL MONTE POR EL MORADOR DE LA ERMITA. NO ES OTRA QUE LA MUCHACHA AQUÍ PRESENTE; SE LLAMA SAKUNTALA PORQUE LOS PAJAROS SKUNI LA CUIDARON.
CONMOVIDO EL MARAJA POR LA NARRACIÓN DEL BRAHMAN Y POR LA HERMOSURA DE LA JOVEN, LE PIDIO MATRIMONIO. OBTUVO SU CONSENTIMIENTO Y CELEBRARON EL ENLACE CON BENEPLÁCITO DEL ERMITAÑO.
PASANDO UNOS MESES EL MARAJA LE HIZO SABER LA NECESIDAD DE REGRESAR A SU CORTE Y QUE, SI BIEN DE MOMENTO NO SE LLEVARIA A SAKUNTALA, VOLVERIA A BUSCARLA AL CABO DE POCO TIEMPO.
DURANTE LARGO TIEMPO SAKUNTALA Y EL ERMITAÑO ESPERARON  PACIENTEMENTE EL REGRESO DEL MARAJA. ELLA DIO A LUZ A UN NIÑO, Y SIEMPRE PENSABA EN LA APARICION DEL MARAJA, PARA MOSTRÁRSELO. PERO CORRIO UN AÑO Y DOS, HASTA CINCO, SIN QUE HUBIESE NOTICIAS DEL PODEROSO SEÑOR.
ENTONCES EL ERMITAÑO DECIDIO EMPRENDER EL CAMINO DE LA CORTE. ANDUVO DIAS Y NOCHES CON SAKUNTALA Y SU HIJO. POR FIN LLEGARON A LA CIUDAD. ALLI DE MOMENTO SE LES NEGABA LA OPORTUNIDAD DE LLEGAR HASTA LA PRESENCIA DEL MARAJA. SOLO SU MUCHA INSISTENCIA CONSIGUIÓ TAL DESEO.
ESTABA EL MARAJA EN EL TRONO, SUBIDO EN UN ESTRADO. NI UN GESTO, NI EL ESBOZO DE UNA SONRISA, NI EN SUS OJOS UN DESTELLO DE FELICIDAD DELATARON QUE ACABABA DE LLEGAR FRENTE A EL LA ESPOSA AMADA, A LA QUE NO VEIA DESDE HACIA CINCO AÑOS.
EN VANO LOS RECIEN LLEGADOS SE DIERON A CONOCER. EL ERMITAÑO EMPEZO A RECORDARLE SUS PROMESAS, PERO EL MARAJA LE INTERRUMPIO DICIENDO QUE SEGURAMENTE ESTABA LOCO PUES TODAS SUS AFIRMACIONES ERAN FALSAS.
YA ORDENABA EL SOBERANO QUE FUESE RETIRADA AQUELLA GENTE DE SU PRESENCIA, CUANDO SAKUNTALA ADELANTÁNDOSE HACIA SU ESPOSO, LLENA DE IRA, LE INCREPO A GRITOS PONIENDO A LOS CUATRO ELEMENTOS Y A LA MUERTE POR TESTIGOS DE TAN HORRIBLE ENGAÑO, A LA VEZ QUE EMPUJABA AL NIÑO, YA CRECIDO, MOSTRÁNDOLO AL MARAJA COMO SU HIJO. UN PROFUNDO SILENCIO DESCENDIO SOBRE LA REGIA SALA. SUBITAMENTE, UNA VOZ QUE PROCEDIA DEL CIELO, ANUNCIO:
SAKUNTELA NO MIENTE. ESTE ES TU HIJO.
NO BIEN HUBO ESCUCHADO ESTAS PALABRAS, EL MARAJA DESCENDIO PRECIPITADAMENTE DEL ESTRADO PARA LLEGARSE A SU ESPOSA Y ABRAZARLA AL TIEMPO QUE LE DECIA:
 TE HE RECONOCIDO DESDE EL PRIMER MOMENTO PERO LA ALEGRIA DE MI CORAZON HA SIDO TURBADA AL VER A NUESTRO HIJO, YA QUE NO IMAGINABA QUE HUBIESE CRECIDO TANTO. HE LLEGADO A CREER QUE NO FUERA MIO. AHORA LA VOZ DEL CIELO ME HA PROBADO CLARAMENTE SU LEGITIMIDAD. SERA NUESTRO HEREDERO Y SE LLAMARA BHARATA.


Publicar un comentario