jueves, 24 de julio de 2014

UN OLIGARCA RUSO REGALO TODO PARA SER CAPESINO.

German Sterligov fundó una compañía financiera a los 24 años y se hizo millonario rápidamente. A los 47 decidió despojarse de todo y vivir de un modo más humilde.

El caso de este hombre se hizo muy popular en Rusia. Sucede que Sterligov era uno de los hombres más ricos del país congelado, pero un día decidió dejar de lado las cosas materiales para vivir como un pobre campesino.
A principios de 1990, como la era comunista se estaba desvaneciendo, Sterligov estableció la primera bolsa de valores de Rusia. El negocio creció rápidamente, y pronto se convirtió en el primer millonario legal del país desde la revolución de 1917. En un momento, tenía más de 2.500 empleados, pero a mediados de la década del 2000, al frente de su éxito, sorprendió al mundo tras anunciar su intención de postularse a la presidencia, aunque su candidatura fue prohibida por las autoridades.
Tal vez fue ahí cuando este empresario hizo el click, lo cierto es que ahora ya no tiene que preocuparse por la feroz crisis económica internacional. “Estoy en el trébol en comparación con ellos”, comenta este personaje haciendo referencia a otros millonarios de su nación. Además, agregó: “Yo soy libre aquí. No dependo de nadie y somos totalmente autosuficientes. La mayoría de mis amigos pensaban que yo había perdido mis sentidos, pero tengo la razón “.
Así, Sterligov rifó acciones valuadas en millones de dólares y hasta despojó a su mujer de sus joyas; las tuvo que regalar. Luego, llevó a sus cuatro hijos al bosque, instaló una casa humilde y sencilla, y comenzó una nueva vida. “Estoy contento con mi paz en el campo, mis ovejas, junto con mi esposa y mis hijos”, comentó contento. ¡La riqueza está en el corazón! Habría que ser millonario para comprobarlo… Pero supongamos que es así.


Publicar un comentario