miércoles, 27 de mayo de 2015

14 ALIMENTOS QUE ACABAN CONTIGO POCO A POCO

Sabemos que hay alimentos que son perjudiciales para nuestro cuerpo, pero que aun así, son legales. No se trata solamente de ser equilibrado y comer de todo, sino que hay que tener cuidado con lo que contienen estos alimentos que te enseñamos a continuación.
Bollería industrial

Todo eso que estamos comiendo y que sale de una fábrica, no puede ser bueno. En la bollería industrial se incluyen un montón de azúcares y de grasas trans que pueden afectar a nuestro cuerpo de una manera negativa.

Las grasas trans vienen de algunos aceites vegetales, como el aceite de coco o el de palma. Al principio, se puede creer que estos tipos de aceite suponen una alternativa, cuando en realidad, también suele ser dañina para nosotros.


Esto afectaría a nuestros niveles de colesterol, que aumentarían considerablemente, porque va en dos sentidos: aumenta el colesterol malo, y baja el bueno, lo que repercute en nuestra salud.
Barritas energética

Las barritas energéticas pueden parecer buenas porque están dirigidas a aquellos que hacen ciertos esfuerzos, como deportistas, y mucha gente que hace realmente mucho ejercicio. Es como si los cereales del desayuno, que ya de por sí no es que sean muy buenos, se condensan, y obtenemos lo mismo, pero casi aplastado. Y es lo que tenemos en nuestras manos.

Sin embargo, no es así, porque también tienen un alto contenido en azúcar, lo que puede causar problemas de diabetes, sobre todo a las personas que son propensas a ello Más en concreto, pueden tener algunos elementos que potencien la aparición de diabetes de tipo dos.

Caramelos sin azúcar

Tanto los que son con azúcar, como los sin azúcar, todos son dañinos, y sabemos de sobra que pueden provocar caries. Aun así, los caramelos sin azúcar son mucho peores, porque dan una sensación de seguridad que no existe.

Nos referimos a que porque sean sin azúcar, no quiere decir que puedan contener otros elementos perjudiciales, que los tienen.  Uno de ellos es el aspartamo, que es un sustitutivo del azúcar, y que se utiliza en productos light o relacionados para bajar de peso.


No está demostrado del todo, pero han encontrado algunas posibles reacciones que deberían alarmarnos: esclerosis, fibromialgia… Así que piénsatelo dos veces.
 Patatas fritas

Ya sabíamos que algo tan bueno, no podía ser saludable para nuestro cuerpo. Las patatas fritas, al estar precisamente es0, fritas, son aptas para el consumo, pero también pueden llegar a ser perjudiciales a largo plazo.

Tienen grandes cantidades de aceite y sal, lo que hace que si comemos mucho tiempo, es posible que tengamos problemas de colesterol, y también algún inconveniente por la tensión.

 Helados

Son ricos, y nos quitan el hambre y la sed en verano. Sin embargo, antes, que se llevaban más los polos, fueron sustituidos por los helados, hechos normalmente de lactosa.

También tienen aceites vegetales, que pueden ser perjudiciales, como el aceite palma o el de coco. Sin embargo, en vez de eliminarlos de nuestra dieta, lo que deberíamos hacer es intentar probar con los helados de base acuosa.

Estos helados son los polos, los que están hechos a base de zumo de frutas.
 Salsa precocinada

No hay nada mejor que hacer las cosas nosotros mismos, también cuando se hace la comida. Cuando se cocine y más manejemos los distintos alimentos, mucho mejor, porque así cocinaremos mucho mejor.

Así, además, evitamos los riesgos que conllevan las salsas precocinadas, como suele ser la salsa boloñesa de bote, que suelen tener algunos añadidos artificiales que no pueden ser del todo buenos. Tienen un alto contenido en sal, y por eso, también ese les quito muchos nutrientes que eran bueno, y que en teoría, por el proceso de fabricación, se les ha ido quitando numerosas vitaminas y propiedades.
 Palomitas de microondas

Ya hemos hablado alguna que otra vez de las palomitas de microondas. No solo hacen daño por sus ingredientes, sino porque el papel donde están metidas las palomitas pueden ser de lo más dañinas y hay que tener mucho cuidado con eso.

Esto está relacionado con un ingrediente que encontramos, que es el di acetil, una sustancia que puede afectar a nuestros problemas y ayudarlos a desarrollar alguna dolencia pulmonar. Así que lo mejor que puedes hacer en estos casos es comprar granos de maíz y tostarlos al fuego. El cambio es impresionante, tanto en sabor, como en salud.

Sopa precocinada

Al igual que los alimentos que ya están preparados, las sopas tienen diversos aditivos y sustancias que pueden llegar a ser adictivas, porque son fáciles de preparar, y pensamos que es una comida, no sana, pero que pasa algunos estándares de calidad.

En estas ocasiones lo mejor es que leas las etiquetas con la información alimentaria, porque es lo más lógico para averiguar si nuestras intolerancias pueden soportar la ingesta de los ingredientes que vemos.
 Galletas

Podríamos llegar a la conclusión de que prácticamente todo lo que tomamos en el desayuno tiene algo perjudicial para nosotros. Claro está, está en nuestra mano comer o no estos productos.

Con lo buenas que son las tostadas, tenemos que perder la cabeza por unas míseras galletas, cuando éstas tienen todo tipo de azúcares, y son muy malas para nosotros, sobre todo si tienen azúcar o están bañadas en chocolate. También tienen un alto contenido en grasas trans.

Si es que al final Los Simpson debían tener razón, y todo lleva las grasas trans.
 Margarina

La margarina tiene origen vegetal, y por esta razón se puede pensar que es mucho más sana que otros aceites y mantecas. Peor no es así, porque este tipo de aceites también suelen llevar grasas trans.

Esto se traduce en hipertensión, y un montón de problemas de colesterol a largo plazo. Así que si todavía estás a tiempo, te recomendamos que leas antes las etiquetas de los alimentos, porque puede ser lo más seguro.
 Café

Se sabe que el café es un estimulante, y que puede ser considerado como una droga psicoactiva. Influye negativamente en nuestro sistema nervioso, por lo que tenemos que tener mucho cuidado a la hora de tomar grandes cantidades de café.

Puede que a corto plazo no te parezca para tanto, y te tomes una o dos tazas de café al día. Pero a largo plazo, los efectos son bastante claros: hipertensión y diabetes. Tampoco se debe tomar con ciertos alimentos que tienen el efecto contrario, como el caso de los tranquilizantes, porque la cafeína anularía su efecto.

Así que si quieres dejarlo, mejor cuanto antes. Seguro que notarás una mejoría, aunque te cueste acostumbrarte al sueño.
 Cereales

Pensamos que son buenos, porque aportan una gran cantidad de nutrientes nada más levantarnos, pero todo eso es un mito, porque los cereales no suelen tener apenas nada bueno.

De hecho, a los más sosos que conoces seguramente, se les echa todo tipo de aromatizantes y de nutrientes que de otra forma no tendríamos. Y en conclusión: si están sosos estamos comiendo algo parecido al cartón. Si no, es que estas consumiendo elementos externos y alimentos desconocidos que pueden causar más daño que el alimento original.
 Comida precocinada

No nos referimos a la comida que hacen en una empresa, y luego se sirve para que tú te la calientes, sino a todos esos platos que vienen en una bolsa de plástico, tú los compras, y luego te vas derechita a casa.

Esos pueden causarte diversos problemas, entre los que destaca el desarrollo de algunas intolerancias. Además, como están almacenadas, no sabemos qué efecto pueden tener algunos de sus ingredientes, una vez ha salido el cuerpo.
Alcohol

Ya sabemos que el alcohol es malo, y por eso no podíamos evitar meter en esta lista este alimento. Es verdad que a veces los efectos que notamos son buenos, sobre todo de cara a la sociabilidad. Pero para nuestros riñones y para nuestro hígado es lo más dañino que existe.

Sabemos de efectos a largo plazo, como puede ser la cirrosis, cuando se consume alcohol en grandes cantidades. Pero también puede afectar al cerebro y causar algunos daños neurológicos.


Publicar un comentario