viernes, 31 de julio de 2015

LOS TACONES MAS EXTREMOS DEL MUNDO.

Hay zapatos feos, y luego están los que te vamos a mostrar a continuación. Porque son lo más horrible que habrás visto en toda tu vida. Son elementos de tortura, que sirven para hacer que una mujer no salga corriendo, en lugar de hacer que sus piernas sean esbeltas.

Ama del inframundo

 Sí, estos zapatos parecen sacados del miss mismo diablo. Si te para una patada con ello, probablemente que sin hijos, y sin nietos. Además, no exacto tampoco para aquellas que quiera jugar al fútbol. Vamos, que si ves a alguien con estos zapatos, mejor no te metas con ella.


Porque si ella es capaz de ponerse estos zapatos, a saber de qué es capaz de hacer a los demás. Así que no le calientes mucho la moral, no vaya a ser que debido a estos zapatos causemos la tercera guerra mundial.

Frikis

Podéis llamarme friki, eso sí, pero la verdad, es que estos zapatos me gustan.  A ver, lo admito, son horteras, y tremendamente feos, pero aun así en vez de que se pueda encajar la Game Boy Color en el tacón. Es como si tuvieras un bolsillo permanente. El detalle del Pikachu, sólo lo hace un poco más adorable.


No me los pondría, pero igual sí que los tendría expuestos en una habitación. Porque parece ser una joya de coleccionista, miremos por donde lo miremos.
De marca

 Lo malo de todos estos zapatos que hemos visto, es que además de feos, son de marca. Esto quiere decir, que hay mujeres que pagan una millonada, o dos, para conseguir estos tacones. Son horribles, y aun así, hay gente que paga por ello, por lo que es de extrañar que duelan tanto. Si es que somos tremendamente tontas, por pagar por algo que nos hace tanto daño.

Sólo deberíamos pagar esa cantidad de dinero, que no sabemos exactamente cuál es, si nos hacen el desayuno. Y no creemos que sea el caso. Éstos en concreto, son del diseñador Nicholas Kirkwood. Y la verdad, no son tan feos, como los que vienen a continuación.
Jeffrey Campbell

 Seguro que conoces muy bien esta marca, porque es el tipo que creo esos tacones super feos, con tachuelas, y con una plataforma tremenda. Seguro que los has visto, porque están muy de moda. Estos también están diseñados por el mismo, que siguen siendo igual de feos, y que no nos lo pondríamos ni aunque nos pagaran.

Eso sí, si quieres caminar como flamenco, estos son tus zapatos.
Cenicienta moderna
Es una reinvención del cuento de la cenicienta. Son zapatos de cristal, pero de los modernos, en plan botines. La verdad, es que el hecho de que sea cristal de verdad, es una chorrada, ya que sería imposible andar con ellos, al menos sin romperlos. Hay zapatos que lo singular, de plástico, pero que quedan peor todavía.

Y luego están estos, esta reinvención, creada por Andreia Chaves, que es una mujer, por lo que sólo esperamos que sean cómodos, porque si una mujer le hace esto mismo sus congéneres, es que no está bien de la cabeza.
Balenciaga


 Sí, en el aspecto nacional, también tenemos diseñadores de zapatos feos. Éstos son de Balenciaga, aunque no nos acordamos de la temporada. Deben ser bastante nuevos, aunque Balenciaga siempre ha sido demasiado innovador, porque tienen colores Block, que son estos colores chillones, pero sin llegar a ser fluorescentes.

Cómodos, pero al menos estos tienen un tacón algo más grueso. No sabemos si la suela estatalmente plana, porque no lo parece, pero parece una aberración destinada a hacer que nuestros pies sufran como si estuviéramos andando sobre carbones calientes.
¿Por qué?

 Zapatos, sólo me pregunto porque existencia. Alguien podía demasiado las mujeres, si tiene que hacerlas esto. El color es bonito, todo hay que admitirlo, pero el plástico, nunca van bien con los pies, más que nada porque es imposible de transpirar. Además, luego está ese tacón,  que no sabemos a qué viene.

Parece un zapato hecho con piezas que han sobrado de otras cosas. Y no de otros zapatos, ni siquiera. Es como si hubieran ido al vertedero más próximo y han sacado las piezas de plástico de color rojo encontrado y las han pegado.
Vivienne Westwood

 Mira que estos aparatos no se extrañan mucho. La verdad, es que no son del todo feos, sino que son horribles. Y estuve en una razón de ser: están creados por Vivienne Westwood, una diseñadora, que también se dedica a los vestidos de novia, y más cosas preciosas. Por eso nos extraña mucho que este tipo de zapatos.

Aunque la verdad, es que no sé extrañaría si fueran de lo más cómodos, porque altos, son altos, pero si miras la distancia entre la plataforma, y el inicio del tacón, probablemente no como otros que hemos visto aquí.
Atsuko Kudo

 Hasta diseñador como estábamos en lado con el látex, y creó unos zapatos que fueran bien con todo ello. Así como salieron estas cosas tan bizarras, que no podríamos calificar de zapatos. Eso sí, los de en medio los hemos visto en esta lista anteriormente. De todas formas, no dejan de ser horribles, y de los peores queríamos visto en todo el mundo. Esos zapatos, deberían ser utilizados como tortura en un tercer grado, o en la cárcel.

Una de las cosas buenas, es que de momento, sólo los hay en blanco y negro, porque si llegan a haber de más colores, es directamente para suicidarse, porque los compraría todo el mundo.
 Alexander McQueen


 Aunque no te lo creas, estos zapatos están muy bien cotizados. Son horribles, y parecen sacados de una película futurista, pero vale una millonada, más que nada porque están creados por Alexander McQueen, un diseñador, que aspiraba a lo más alto, pero se suicidó por el camino.

Por supuesto, esto hizo que sus prendas, y accesorios costaran una fortuna, y por eso, ahora es imposible encontrar estos zapatos, a un precio que no roce la locura.

Lady Gaga


 Como no podía ser de otra forma, una persona que siempre lleva estos zapatos, ha sido Lady Gaga. Esta mujer, es extravagante en sí misma, y por eso probablemente, los zapatos de esta lista le encantan. Por supuesto, los efectos secundarios estos zapatos, aparte del ridículo, es que puedes pegarte una leche de medio metro de altura, un tobillo de tal forma, que no vuelves a pisar bien el resto de tu vida.
Publicar un comentario