viernes, 4 de diciembre de 2015

EL CRISTO NEGRO

PARADÓJICAMENTE, LA MODERNA BLANCURA DE LAS ESCULTURAS DE MÁRMOL NO ES UN INVENTO DE LOS HOMBRES SINO, LITERALMENTE, DEL TIEMPO Y DE LA TIERRA. 
      LOS ÚLTIMOS CUATRO SIGLOS NOS HAN ACOSTUMBRADO A ADMIRAR LA PULIDA DESNUDEZ DE ESTA PIEDRA OPALINA Y DE OTROS MATERIALES MENOS PUROS PERO PRESERVADOS INTENCIONALMENTE PARA FINES ESTÉTICOS.  LA ESTÉTICA ANTERIOR AL RENACIMIENTO, SIN EMBARGO, NO TENÍA EL MISMO APRECIO POR LAS TEXTURAS NATURALES.  ASÍ, LOS VIAJEROS DE LA ANTIGÜEDAD SE SORPRENDÍAN, NO POR EL MÁRMOL O POR EL GRANITO O POR EL BRONCE DE LAS CONSTRUCCIONES Y DECORACIONES GRIEGAS O PERSAS, SINO POR SU COLORIDO.  EL MÁRMOL PINTADO TENÍA UNA CARACTERÍSTICA QUE SUPERABA A LA TERRACOTA: LA TRANSPARENCIA QUE OTORGABA A LOS COLORES Y LA FACILIDAD CON QUE PERMITÍA SIMULAR LA PIEL Y LAS JOYAS Y METALES PRECIOSOS.  EL BRONCE ADMITÍA LAS INCRUSTACIONES Y OTRO TIPO DE TRATAMIENTOS QUE DIVESIFICABAN SUS COLORES.  EL TIEMPO, EL CLIMA, EL SOTERRAMIENTO, BORRARON CASI DEL TODO, SALVO PARA LOS EXPERTOS, LOS RASGOS DE ESTA POLICROMÍA QUE CARACTERIZÓ A LA ANTIGÜEDAD OCCIDENTAL.
      CUANDO EL RENACIMIENTO REDESCUBRIÓ LA ANTIGÜEDAD (UN RASGO DE LA ERA MODERNA ES ESTE VÍNCULO CON EL PASADO QUE, CIERTAMENTE, NO ES PROPIO DE TODAS LAS CULTURAS), Y DESENTERRÓ LOS MÁRMOLES Y BRONCES DEL FORO ROMANO Y DE OTRAS PARTES, LOS ARTISTAS DE LA NUEVA OBJETIVIDAD ADOPTARON DOS PRODUCTOS DEL PASO DEL TIEMPO: LA MONOCROMÍA DE LA PIEDRA O METAL ORIGINAL Y LA MUTILACIÓN DE LAS ESTATUAS.  MIGUEL ANGEL NUNCA PENSÓ EN PINTAR SUS ESTATUAS (CON LA EXCEPCIÓN DE UN CRISTO DE MADERA DE SU JUVENTUD) NI EN PULIR LAS PARTES INACABADAS DE SUS ESCLAVOS O DE SUS PIEDADES TARDÍAS.  PERO MIGUEL ANGEL, AL FIN DE CUENTAS, ERA UN REVOLUCIONARIO Y ESTABA, EN TODO CASO, INVENTANDO UNA NUEVA ORTODOXIA.
      MIENTRAS TANTO, LA POLICROMÍA NO DEJÓ DE EXISTIR, PERO SE CIRCUNSCRIBIÓ, EN LA ESCULTURA Y LA DECORACIÓN ARQUITECTÓNICA, A LAS ARTES MENORES Y A LOS GUSTOS MÁS POPULARES.  EL RETORNO OFICIAL DEL COLOR EN EL BARROCO TIENE MÁS CONNOTACIONES PROPAGANDÍSTICAS DE CONTRARREFORMA E INEVITABLES CONCESIONES A LOS GUSTOS VULGARES, PERO DE CUALQUIER FORMA NO PUDO IGNORAR EL TRIUNFO DE LA MONOCROMÍA COMO LA EXPRESIÓN MÁS "SERIA" Y  PROFUNDA DEL ARTE TRIDIMENSIONAL.  ESTA TENDENCIA SIGUE REFLEJÁNDOSE EN NUESTROS GUSTOS MODERNOS POR EL MÁRMOL Y EL BRONCE.
      LA HEGEMONÍA DE ESTOS DOS MATERIALES DESDE EL RENACIMIENTO SE CORRESPONDE, POR OTRO LADO, CON LA MANIFESTACIÓN DE UN STATUS SOCIAL QUE TAMBIÉN SE MANTIENE HASTA LA FECHA.  APARTE DEL ESTADO Y LA IGLESIA, ES OBVIO QUE SÓLO LOS CIUDADANOS MÁS AFLUENTES PODÍAN GOZAR DE LA POSESIÓN DE OBRAS DE ARTE EN MATERIALES DE ESTAS CALIDADES. Y, POR SUPUESTO, TAMBIÉN EXISTEN ESTADOS E IGLESIAS MÁS RICOS O MÁS POBRES QUE OTROS.
      LAS ARTES MENORES O ARTESANÍAS PROPORCIONARON (Y SIGUEN HACIÉNDOLO) SOLUCIONES DECOROSAS PARA LOS MENOS ACAUDALADOS.  ASÍ, EL DESARROLLO DE CIERTAS TÉCNICAS DE VITRIADO PERMITIÓ QUE LA TERRACOTA SUSTITUYERA A LAS ESTATUAS Y LOS RELIEVES DE MÁRMOL, TANTO PARA FINES RELIGIOSOS COMO SECULARES (TODOS, AUNQUE SEA SECRETAMENTE, SOÑAMOS CON PONER UN BUSTO CON NUESTRA EFIGIE EN LA PARTE MÁS PÚBLICA DE NUESTRA CASA).  DURANTE EL RENACIMIENTO, EL TALLER DE LOS DELLA ROBBIA, UNA CONNOTADA FAMILIA DE ARTESANOS, MARCÓ EL ESTÁNDAR DE CALIDAD PARA ESTE TIPO DE ARTE SUCEDÁNEO DE LA ESTATUARIA DE MÁRMOL.  A LA FECHA, LAS MADONNAS BLANCAS SOBRE FONDO PIZARRA, ENMARCADAS POR DECORADOS VEGETALES, QUE PRODUJERON TRES GENERACIONES DE DELLA ROBBIAS CONSTITUYEN LA MUESTRA MÁS SOBRESALIENTE DE LA CERÁMICA ARTÍSTICA ITALIANA.
      PERO, AUNQUE SE HICIERON INTENTOS POR LOGRAR LA EMULACIÓN DEL BRONCE EN TERRACOTA, LOS RESULTADOS FUERON, AL PARECER, MENOS EXITOSOS.  EL VITRIADO ERA DEMASIADO OBVIO Y LA PINTURA EN CRUDO DEMASIADO OPACA.  LA SOLUCIÓN LA DIO EL USO DE LA MADERA Y EL DESARROLLO DE NUEVAS TÉCNICAS DE LAQUEADO.
      LA ESCULTURA DE BRONCE CON INCRUSTACIONES Y, EN ESPECIAL, COMBINADA CON GRANDES CANTIDADES DE ORO HABÍA SIDO APRECIADA PARTICULARMENTE EN LA IMAGINERÍA BIZANTINA Y ROMÁNICA.  EL MISMO TIPO DE EXUBERANCIA FUE RECUPERADO EN BUENA MEDIDA POR EL BARROCO.  COMO SÍMBOLO DE STATUS, LA IMITACIÓN DE LAS IMÁGENES DE BRONCE Y ORO EN MADERA TUVO UN MODERADO ÉXITO PERO PARECE HABERSE EXTENDIDO POCO MÁS ALLÁ DE LO QUE SE CONOCE COMO EL "RENACIMIENTO PALEOLÓGICO", UN LIMITADO RENACIMIENTO DEL ARTE BIZANTINO QUE TODAVÍA SE APRECIA EN VENECIA PERO QUE SE PROYECTÓ MUCHÍSIMO MENOS QUE EL RENACIMIENTO GRECORROMANO.
      CUANDO, EN 1594, QUIRIO CATAÑO CONCLUYÓ EL CONOCIDO CRISTO CRUCIFICADO DE ESQUIPULAS, RECURRIÓ SEGURAMENTE A ESTE TIPO DE IMITACIÓN.  EL COLOR DE LA IMAGEN CARECE ABSOLUTAMENTE DE CONNOTACIONES RACIALES QUE, ADEMÁS, NO SE DABAN EN UNA ÉPOCA EN QUE EL CRISTIANISMO TAMBIÉN TENDÍA A SER MONOCROMO.  SE TRATA, SIMPLEMENTE, DE UN ESFUERZO POR REPLICAR MATERIALES (EL BRONCE Y EL ORO) QUE, DE HABERSE CONTADO CON LOS RECURSOS DEL CASO, HUBIERAN DADO MAYOR RELEVANCIA NO TANTO A LA OBRA MISMA COMO A SUS POSEEDORES EMBLEMÁTICOS: LA IGLESIA, LA COMUNIDAD, LOS DONANTES.
      VISTA ASÍ, LA PECULIARIDAD DE LA IMAGEN RESULTA MENOS PECULIAR, SALVO POR EL HECHO DE QUE NO CONTAMOS, AL PARECER, CON OTRAS MUESTRAS LOCALES DE ESTA TÉCNICA. 
      EN TODO CASO, EL CRISTO NEGRO NO ES NEGRO, SINO BRONCÍNEO, Y  CUALQUIER ASOCIACIÓN QUE SE QUIERA IMAGINAR ENTRE ESTA IMAGEN Y LA DE MARTÍN DE PORRES ES CAPRICHO Y ANACRONISMO.



Publicar un comentario