miércoles, 1 de junio de 2016

VENDEN CASAS DE JUGUETE QUE CUESTAN CASI LO MISMO QUE UNA CASA REAL.


De niños, hasta una cabaña vieja y sucia se convertía en casa de juegos soñada. Pero en estos días los niños utilizan lujosas casitas que cuestan tanto como hogares de tamaño real.

El diseñador de interiores Michelle Pollak creó para la marca ‘La Petite Maison’ lo que él llama “las play houses más lujosas del mundo”. Las estructuras se construyen utilizando estilos de arquitectura de todo el mundo, incluyendo una casa estilo Tudor, una casa de juegos Mediterránea, una villa de San Diego, una casa/salón tipo Tom Sawyer, y muchas más.


La mayoría de estas casas tienen dos pisos, y sus interiores están decorados con muebles hechos a medida que se vería muy bien en cualquier casa de tamaño normal. La electricidad y el agua están incluidas, y el aire acondicionado y la calefacción tienen un costo extra.

Por supuesto, estas casas de juegos exclusivas te costarán un brazo y una pierna. O las ganancias de una hora, dependiendo de cuan rico seas. Un modelo de casa de juegos básica tiene un precio de 9.000 dólares, pero el costo puede ascender hasta la friolera de 75.000 dependiendo de qué características adicionales tenga.



Pero eso no es nada en comparación con lo que Kim Kardashian y Kanye West están gastando en la casa de juegos que encargaron para su hija de dos años. Será una mansión de 146.000 dólares completa con vestidor, cocina, un loft, un rincón de lectura y una sala de estar con chimenea funcional.

Alan Mower, oriundo de Denver y dueño de ‘La Petite Maison’, tuvo la idea para el negocio cuando estaba construyendo una casa de juegos para su hija de tres años. “Estaba trabajando en el negocio de la construcción comercial, pero a su vez estaba construyendo una casa Wendy para mi hija al lado”, dijo. “Quería crear algo realmente elaborado para sus Barbies.” Terminó construyendo una mansión de lujo de tamaño infantil para ella, y luego pensó en hacer lo mismo para los niños de otras personas también.


“Alan construye cada casa para crear exactamente lo que quieres”, reza la página web de la compañía. “A fin de garantizar el carácter distintivo de sus diseños, Alan firma cada una de sus casas y agrega una sorpresa extra para los niños. Cada casa de juegos es una obra de arte, una pieza creada a medida y exquisitamente detallada. Nada se construye en una fábrica o en serie. Debido a esto, podemos aceptar solamente un número limitado de clientes cada año”


Publicar un comentario