viernes, 14 de octubre de 2016

LA VIA DEL GUERRERO

CUENTAN QUE UNA VEZ, EN EL LEJANO JAPÓN, VIVIÓ UN JOVEN SAMURAI LLAMADO YOSHINARI. ERA VALIENTE Y DE NOBLE CARÁCTER Y TENÍA UNA ESPECIAL FACILIDAD PARA CONTAR HISTORIAS MARAVILLOSAS. AL EMPERADOR LE GUSTABAN MUCHO ESCUCHAR LOS CUENTOS DE YOSHINARI ANTES DE DORMIRSE, ASÍ QUE, CADA NOCHE, EL SAMURAI ERA LLAMADO A PALACIO PARA QUE LE ENTRETUVIERA CON SUS RELATOS.
PERO OCURRIÓ QUE UNA NOCHE, EL EMPERADOR, PREOCUPADO POR LAS CUESTIONES DE ESTADO, NO PODÍA DORMIR Y PIDIÓ A YOSHINARI QUE LE CONTARA MAS HISTORIAS QUE DE COSTUMBRE, Y EL SAMURAI LE REFIRIÓ, UNO TRAS OTRO, TODOS LOS CUENTOS QUE, SIENDO NIÑO, LE CONTARA SU ABUELO, QUIEN LO HABÍA ESCUCHADO DE SU PADRE, QUE A SU VEZ LO HABÍA OIDO DE BOCA DE SU ANCIANO BISABUELO. YOSHINARI TERMINÓ SUS RELATOS AL ALBA CUANDO EL SOL ASOMABA YA TÍMIDAMENTE POR DETRÁS DE LAS MONTAÑAS.

AQUELLA HABÍA SIDO UNA NOCHE LARGA, MUY LARGA; PERO "LA NOCHE DEL SAMURAI", COMO LUEGO FUE LLAMADA, QUEDÓ PARA SIEMPRE GRABADA EN LA MEMORIA DEL PUEBLO NIPÓN.
Publicar un comentario