lunes, 16 de enero de 2017

TE HELADO DE MANSANILLA Y JENGIBRE PARA TRATAR EL COLON IRRITABLE.



 Puesto que el colon irritable cursa con episodios de estreñimiento y diarrea, la manzanilla puede ser un aliado perfecto para controlar sus síntomas y mejorar la condición.
El síndrome de colon irritable es un trastorno que provoca dolor abdominal, inflamación y cambios evidentes en la actividad del intestino.
Es una enfermedad común en la población actual que, si no recibe un tratamiento oportuno, puede desencadenar patologías más graves.
Su desarrollo puede darse a cualquier edad, pero afecta con más frecuencia a los adolescentes o personas que están iniciando su edad adulta.
Si bien su causa exacta no está establecida, se cree que puede originarse por una infección, una mala alimentación y la continua exposición al estrés.
A menudo, quienes lo padecen tienen que lidiar de forma recurrente contra el exceso de gases, la distensión y la sensación de llenura.
Por suerte, hay muchos remedios y soluciones naturales que pueden ayudar a controlar los síntomas sin causar reacciones indeseadas.
Entre estos nos encontramos con un té helado de manzanilla y jengibre cuyas propiedades benefician de múltiples formas la salud digestiva.
En el siguiente espacio te contamos cómo actúa en el organismo y qué pasos seguir para prepararlo en casa.

Combate el colon irritable con té helado de manzanilla y jengibre
El té de manzanilla y jengibre es un antiguo remedio natural contra los problemas que aquejan la salud digestiva.
Ambos ingredientes son conocidos anti inflamatorios y calmantes, ideales para mejorar la actividad intestinal y combatir los síntomas del colon irritable.
Cuentan con sustancias anti ácidas y laxantes que contribuyen a regular el pH estomacal para lograr un óptimo proceso digestivo.
Además, mejoran el paso del flujo sanguíneo, por lo que contribuyen a eliminar las toxinas que tienden a quedarse retenidas en los tejidos intestinales.
Beneficios de la manzanilla


La manzanilla es una de las plantas más conocidas en lo que tiene que ver con el tratamiento natural de los principales problemas digestivos.
Sus compuestos activos, incluyendo los ácidos orgánicos, terpenos y alcoholes, le confieren propiedades antiinflamatorias y calmantes que ayudan a mejorar las digestiones difíciles.
Su ingesta disminuye los síntomas característicos del colon irritable y, a su vez, promueve la eliminación de los desechos sin causar alteraciones en la flora bacteriana.
De hecho, es muy adecuada para regular el tránsito intestinal de quienes luchan contra este síndrome.
Provoca una estimulación sobre el intestino, mejorando su movimiento y evitando todo tipo de irritación o úlceras.
También reduce el dolor y es uno de los mejores remedios contra las flatulencias y la pesadez.
Beneficios del jengibre


La raíz de jengibre es una especia anti inflamatoria, digestiva y antioxidante que se ha utilizado durante siglos como complemento para los trastornos que afectan la salud gastrointestinal.
Cuenta con una sustancia llamada oleorresina, la cual le confiere beneficios anti ácidos, laxantes y antiespasmódicos.
Esta y sus demás antioxidantes son útiles para estimular la circulación sanguínea y promover la expulsión de las toxinas.
Sus nutrientes y activos naturales actúan contra el estreñimiento, fomentan la liberación de los gases y facilitan la circulación hacia los tejidos intestinales.
Además, es uno de los mejores remedios contra las náuseas y las alteraciones en el pH del estómago.
¿Cómo preparar este té helado de manzanilla y jengibre?



La acción de este remedio casero es idónea para frenar los incómodos síntomas del colon irritable.
No obstante, su ingesta debe ser moderada, porque el exceso de jengibre puede causar reacciones indeseadas.

Ingredientes
 10 cucharadas de manzanilla (100 g)
5 cucharadas de jengibre fresco (50 g)
8 tazas de agua (2 litros)
Cubitos de hielo (al gusto)
Miel de abeja para endulzar (opcional)
Preparación
Pon a hervir una taza de agua con miel y, cuando llegue a ebullición, agrégale el jengibre fresco.
Deja que repose por lo menos 10 minutos, o hasta que alcance una temperatura ambiente.
Mientras tanto, vierte el resto de agua en una olla y caliéntala.
Una vez llegue a ebullición, transfiérela a una jarra grande que contenga la manzanilla.
Revuelve durante 5 minutos y espera que repose otros 15.
A continuación, cuela el jengibre de la mezcla con miel y viértelo en el té de manzanilla de la jarra.
Pon la mezcla en el refrigerador por un par de horas o hasta que se enfríe.
Sírvelo con unos cuantos cubitos de hielo.
Tómalo dos o tres veces al día.
Como puedes notar, es muy fácil preparar este delicioso té para aliviar las molestias causadas por el colon irritable.
Incluso, puedes preparar la misma receta como tratamiento natural contra otros problemas del sistema digestivo.
Publicar un comentario