jueves, 30 de marzo de 2017

SE LLAMA SADDAM HUSSAIN Y NO LOGRA CONSEGUIR TRABAJO


Saddam Hussain, un ingeniero marino de Jamshedpur, India, afirma que llevar el mismo nombre que el famoso ex dictador de Irak le ha hecho imposible conseguir trabajo en el campo en el que se entrenó tantos años.

Cuando el abuelo de Sadam eligió su nombre, hace 25 años, no tenía ni idea de que un día se convertiría en una enorme carga. Después de todo, el nombre es muy popular entre los musulmanes de la India, pero debido a su elección de carrera, está resultando un obstáculo insuperable.


 Dos años después de graduarse en la Universidad Noorul Islam como ingeniero marino, Saddam Hussein todavía está luchando para encontrar trabajo, a pesar de ocupar el segundo lugar de su clase de 2014. Todos sus antiguos colegas han conseguido puestos de trabajo con empresas de todo el mundo, pero él sigue siendo rechazado. Tuvo alrededor de 40 entrevistas con compañías navieras multinacionales, pero todas ellas terminaron en rechazos.
Luego de numerosos fracasos en los primeros seis meses de búsqueda de empleo, Saddam no tenía ni idea de por qué nadie quería contratarlo, por lo que decidió ponerse en contacto con el departamento de recursos humanos de las empresas en las que había aplicado, y algunos admitieron que tenía que ver con su nombre. “Pregunté entonces en los departamentos de recursos humanos de las empresas, y algunos me dijeron que el problema era mi nombre”, contó Saddam. “La gente tiene miedo a contratarme”.


Resulta que tener un empleado que comparte el nombre con el ex dictador de Irak, puede ser una pesadilla operacional, especialmente cuando su trabajo requiere cruzar las fronteras nacionales de manera rutinaria. A pesar de la pequeña diferencia en la ortografía (Huassain, no Hussein), y la muerte del controvertido líder iraquí, el nombre despierta sospecha al instante, así que tener un miembro del staff llamado Saddam Hussein, podría crear problemas innecesarios para la empresa.
“Si el problema consiste en cruzar las fronteras, entonces nada se puede hacer ya que las autoridades de la patrulla fronteriza y el aeropuerto están muy orientadas a procesos, y si hay una señal de alerta, se echa un vistazo” dijo un alto ejecutivo de TeamLease Services con sede en Delhi. “Si el trabajo de la persona implica frecuentes viajes al extranjero, él podría quedar atascado, o la empresa tener que sacarlo de la situación, haciendo engorroso que lo contraten.”


Convencido de que nunca podría trabajar como ingeniero marino con un nombre tan problemático, Saddam decidió cambiar legalmente su nombre a Sajid, pero eso sólo empeoró las cosas. A pesar de sus actuales documentos (incluyendo pasaporte, credencial de elector y licencia de conducir), cuentan con su nuevo nombre, en sus certificados de estudios su nombre todavía aparece como Saddam Hussein. Eso hace que las empresas sean aún más reacias a contratarlo.
La Universidad Noorul Islam se negó en un principio a cambiar los documentos, así que apeló a la Junta Central de Educación (CBSE) para el cambio, pero todavía no ha recibido una respuesta. Desesperado por encontrar un trabajo, Sajid ha abordado recientemente el alto tribunal Jharkhand con un llamado para pedir a la CBSE que cambie su nombre. La primera audiencia ha sido fijada para el 5 de mayo.
“Soy una víctima inocente de los crímenes de otra persona”, concluye Sajid.

Publicar un comentario