sábado, 6 de febrero de 2016

8 CONSEJOS PRÁCTICOS PARA DESINTOXICAR EL HOGAR.

Desintoxicar el hogar de forma regular se ha convertido en una de las medidas de prevención para mantener alejadas las alergias y enfermedades que se producen por la acumulación de toxinas en el ambiente.

Aunque casi siempre se ignore, los productos químicos usados para la limpieza, el aire y el polvo contienen partículas que son perjudiciales para la salud y que, a largo plazo, son una causa potencial de varias patologías que afectan a los integrantes de la casa.

La limpieza diaria general es una de las formas más comunes para reducir la presencia de materiales dañinos acumulados en cada uno de los espacios del hogar.
No obstante, más allá de eso, se requieren otros tipos de medidas y hábitos para garantizar un lugar más seguro  y purificado. ¿Los conoces?

1.  Revisar las etiquetas de los productos
Algo tan simple como leer las etiquetas de los productos utilizados en el hogar es un primer paso hacia un estilo de vida más saludable para todos.

Los compuestos que estos contienen suelen tener nombres muy extraños y difíciles de entender, pero con la facilidad que hay hoy en día para acceder a internet, es más fácil saber de qué se tratan y qué tan dañinos pueden ser.

Indagar, anotar y tenerlos presentes evitará que más adelante ocasionen un trastorno de salud.

2. Dejar el calzado antes de entrar a la casa
Una de las costumbres japonesas que a los occidentales les resulta graciosa es que dejan los zapatos antes de entrar a casa en un lugar reservado para los mismos.
¿La razón? Esto disminuye la cantidad de polvo, toxinas y agentes peligrosos en el interior del hogar.
3.- Ventilar la casa frecuentemente
Mantener las ventanas de la casa cerradas no ayudará a disminuir la presencia de partículas contaminantes en el interior.

Esta mala costumbre acumula grandes cantidades de dióxido de carbono, derivado de la respiración, el cual se puede disipar con tan solo dejar circular aire puro.

Abrir las ventanas y puertas cada día e incorporar algunas plantas en varios espacios de la casa ayudará a mantener el aire limpio y libre de gases tóxicos.

Otra medida interesante para mantener una adecuada ventilación es eliminar los ambientadores químicos y sustituirlos por flores frescas o hierbas.

4. Fabricar limpiadores caseros
Muchos ingredientes orgánicos son buenas alternativas para limpiar el hogar sin necesidad de acudir a los químicos agresivos de los artículos que venden en el mercado.

De hecho, combinando varios de estos se puede hacer un limpiador multiusos para desinfectar y abrillantar varias superficies.

Uno de estos consiste en combinar vinagre de manzana, bicarbonato y agua para áreas como el baño, la cocina y las habitaciones.
Ingredientes
1 y ½ taza de agua (375 ml)
½ taza de vinagre de manzana (125 ml)
2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
1 frasco con atomizador
¿Qué debes hacer?
Introduce todos los ingredientes en el frasco con atomizador y agítalo antes de usar.
Pulveriza sobre la superficie deseada y retira los excesos con un paño limpio.
5. Limpiar el polvo
Aunque este hábito es más común, es importante hacerle mención especial porque en ocasiones contiene ftalatos, unas sustancias tóxicas que se derivan de desinfectantes o pesticidas cuyos efectos en el organismo son peligrosos.

Usar la aspiradora o retirarlo a diario con un paño húmedo contribuye a mantener los espacios más seguros.

6. Lavarse las manos antes de comer
Esta costumbre es la mejor manera de eliminar las sustancias que se van acumulando en las manos por su constante exposición con los distintos tipos de superficies.

Su práctica varias veces al día facilita la reducción de bacterias y residuos tóxicos como el polvo o los químicos.

7. Cuidado al elegir pinturas
Los colores le dan vida al hogar e imponen un estilo que refleja lo que somos. Sin embargo, cuando de pintar se trata, es importante elegir una pintura con menos compuestos tóxicos, que no tenga agentes volátiles que puedan causar afecciones respiratorias y trastornos a nivel sanguíneo.

8. Eliminar el moho
El moho es una de las causas potenciales de trastornos respiratorios, dolor de garganta e irritaciones en la piel.

Cuando aparece en las superficies de la casa es primordial removerlo para que no cause este tipo de dificultades.

La ventilación y la limpieza constante son dos claves para evitar que aparezca.

Tras poner en práctica todas estas recomendaciones podrás comprobar que tu hogar tiene un ambiente renovado y más limpio.

Las alternativas naturales y los buenos hábitos son formas económicas y fáciles de prevenir muchas afecciones

jueves, 4 de febrero de 2016

¡CURIOSO! CONTRATAN UN ROBOT- PERIODISTA EN CHINA

El nuevo trabajador robotizado admitido en la agencia de información Xinhua el viernes pasado, escribirá artículos informativos sobre deportes y economía, informa Xinhua.

“El robot, que forma parte de una medida de reforma de la redacción, tiene dos retos: ahorrar mano de obra y aumentar la eficiencia y la exactitud de los reportajes”, ha explicado la agencia.


El robot-periodista fue probado por primera vez en octubre, cubriendo los acontecimientos de la Super Liga China de fútbol. Según la opinión de los expertos, pudo realizar su tarea. “El robot es capaz de escribir noticias sobre los ‘ránkings’ y los resultados de las competencias en chino e inglés”, declaró Zhou Jie, redactor del departamento de deportes de Xinhua.

martes, 2 de febrero de 2016

LOS DÍAS ORDINARIOS Inspirado en the gift of an ordinary day de ©Katrina Kenison.

Si crees que la vida en familia que tienes ahora, la tendrás para siempre, tal vez debas prestar atención a los días comunes, esos que comienzan con cereal y terminan viendo películas.


Entre ellos están los días en que mis hijos jugaban con el perro, comían helado por los cachetes, y se mecían en los columpios. Tardes con manguera y lodo, que los chiquillos terminaban en mi cama, en aquellas noches de cine familiar.


Cuando mi primer retoño lloró en la puerta del kinder, pensé que siempre lloraría al separarse de mí. Pero todo sucede por etapas y a su tiempo. Entonces los problemas nos parecían enormes; las alergias, el partido perdido, peces y hamsters que morían uno tras otro. Pero en general, el mundo en que vivíamos y la familia que construimos, hizo sentir que la infancia era sólida y duradera.


Lo más bello de esa etapa fue mecerlos en mi regazo oliendo a talco y a cabello recién lavado. El beso y la bendición antes de dormir. Dejarlos en su recámara por tan poquito tiempo, porque siempre amanecían en la nuestra.


Me preocupaba que si no les leía un cuento antes de dormir, no los motivaría a leer, y me entristecía si discutían por el turno del juego como si fueran a pelear por el resto de sus vidas.


Todas las etapas llegan a su fin. La pelota deja de volar por el jardín. Los juegos de mesa se llenan de polvo.Regalas la bañera de plástico y ahora esperas horas a que salgan de la regadera.


La puerta de la recámara que siempre estuvo abierta, de pronto un día: se cierra. Un día al cruzar la calle estiras tu brazo para alcanzar la manita que siempre estuvo ahí para agarrar la tuya, y tu chico de trece años camina un par de pasos atrás, pretendiendo no conocerte.

Has entrado a un nuevo territorio llamado adolescencia y no conoces el piso en donde estas parada. El hijo que cargaste y cuidaste se ha transformado en un sujeto jorobado sobre una computadora. Te preguntas si lo estás haciendo bien, pues ya no hay marcha atrás. Te preguntas si podrás sobrellevar el resto del día sin discutir, y acabas agotada recordando aquellos días que parecían eternos y se han esfumado.


Las advertencias y consecuencias ya no funcionan. Las charlas de sobremesa ya no existen. Haces lo que puedes, como puedes: llenas el refrigerador, chofereas, negocias permisos, supervisas, asistes a las citas de calificaciones, dejas de asistir a los partidos, e ignoras la recámara que parece haber sido bombardeada.


Te piden otra vez dinero. Tratas de no hacer muchas preguntas. Tratas de obtener todas las respuestas. Vuelves a llenar el refrigerador. Compras pizzas. Te asomas por el balcón a ver la fiesta. Aprendes a textear con ellos. Aprendes a rezar por ellos. Tus noches de sueño ahora son noches de alerta. Te haces experta en leer entre líneas, en interpretar miradas, en determinar olores.


Te dice "qiubo ma" y de pronto estas de frente a una verdad que sabías desde hace tiempo y te negabas a enfrentar. Ahora el joven no necesita, ni que le prepares leche, ni que le cierres la chaqueta: necesita tu confianza.


Te recuerdas a ti misma, que habrá que dejarlos ir y practicas el arte de vivir el presente. Saboreas cada minuto que tienes, aquí y ahora, cenando con tu familia y diciendo buenas noches en persona. Das el beso en la mejilla y la bendición en la frente, aunque parezca que ya no les gusta.


No podemos cambiar el crecimiento de nuestros hijos, pero podemos cambiar nuestra actitud ante ello, en vez de decir lo que deberían corregir, piensas en lo superado y logrado por cada uno, porque en cualquier momento vas a estar abrazando a tu pequeño de 1.80 metros de estatura y lo harás de puntitas para decirle al oído que lo extrañarás mientras hace su maestría en otro continente.


El torbellino de los cajones azotados y los ganchos caídos buscando una sudadera al son de la música estridente, se han ido ya. La casa tiene una nueva clase de silencio. El galón de leche se vuelve agrio. Por fin sobra una rebanada de pastel para ti, pero ya no tienes apetito. Nadie te pide que lo lleves a ningún lado.


Entonces miro a mi esposo, sentado en la mesa del antecomedor, que de pronto se hizo muy grande para dos, y me pregunto cómo es que todo pasó tan de prisa. Mis libreros están llenos de álbumes con veinte años de fotos: piñatas, premios, partidos y navidades. Sin embargo, los recuerdos que más deseo atesorar; los que desearía volver a vivir, son los momentos que nadie pensó en fotografiar; esos ratos que pasaban a diario entre la cocina y el cuarto de tele. Desayunar cereal en pijamas y acurrucarnos a ver una película al final del día.



Me tomó mucho tiempo percatarme, pero definitivamente lo aseguro, que el más maravilloso regalo que me ha dado mi familia, el que compone mi más grande tesoro, es el regalo de esos preciosos y perfectos días ordinarios.

domingo, 31 de enero de 2016

SIEMPRE PREFERIRE QUE ME DIGAS LA VERDAD, AUNQUE DUELA

Es posible que prefiramos ocultar la verdad por miedo a lo que el resto pueda pensar de nosotros. Siempre será mejor, desde el respeto, ser sinceros y expresar nuestra opinión
La verdad es convicción y equilibrio interior, sobre todo en las relaciones de pareja. Hay quien no la practica ni siquiera para sí mismo, pero es necesario que en el día a día la ofrezcamos, siempre con respeto, para favorecer la convivencia.

Hay quien desea medias verdades. Hay quien prefiere mentiras que consuelan, pero vivir en la falsedad o en las medias mentiras trae, poco a poco, una sentida infelicidad.

“Quiero la verdad, aunque duela”. Estamos seguros de que también tú lo habrás dicho en alguna ocasión en voz alta y, aunque el temor te haya embargado por dentro, hemos de pensar que la verdad siempre nos ayudará a avanzar con más seguridad para saber a qué atenernos.
Reflexionamos hoy sobre ello en nuestro espacio.

La verdad para cerrar círculos, etapas personales
Pongamos el ejemplo más común: vives una relación de pareja donde intuyes que el cariño ya no es el mismo, que los gestos ya no son auténticos.

En ocasiones, nos limitamos a seguir con esa relación por miedo a la soledad, por temor a afrontar la realidad: hacemos como si no pasara nada esperando que la situación cambie. Que mejore.

Ahora bien, intuir, ver y sentir algo negativo y no decirlo en voz alta es un error.
Hay que pedir siempre la verdad, y más en temas afectivos. Es la única forma de mantener la integridad personal y de afrontar la situación:

Las personas necesitamos la verdad en nuestras relaciones para poder luchar por ellas o por el contrario, poder cortar el vínculo, sanar la herida y avanzar.
Preferir falsas verdades o palabras que consuelan no hacen más que alargar una situación que, tarde o temprano, empeorará. Y ello puede ser muy negativo para nuestra salud emocional.
La verdad nos pone frente a frente ante una evidencia que hay que asumir. Y es algo que deberemos afrontar con entereza y, aunque duela, podemos desplegar estrategias propias para seguir viviendo con valor e integridad.
La verdad es un arma de doble filo
Hay un aspecto que debemos tener en cuenta. ¿Es conveniente ser sincero en cada momento? ¿Es obligatorio decir siempre la verdad?

La clave está en el equilibrio y en mostrar respeto. Seguro que también tú conocerás a una de esas personas que se vanaglorian de ser muy sinceras, directas y de no “callarse nunca nada”.

Esto hace que la verdad se convierta en ocasiones en un arma de doble filo.

Es necesario entender la verdad como un instrumento de convivencia que nos permita crecer, asumir la realidad y fomentar el respeto.
La verdad no se puede utilizar como una forma de agresión. Nadie puede ir por el mundo revelando a quien odia, quien huele mal, a quien no soporta, o quien le parece ridículo.
También debemos tener en cuenta, que en ciertos ámbitos, cada uno de nosotros disponemos de nuestra propia verdad. “Yo pienso que el partido político X es el mejor” (cuando en realidad, lo puede ser para ti, pero no para los demás).
En ocasiones, la verdad tiene muchos matices porque, lejos de ser una entidad universal, es algo muy particular. Y, por ello, debemos usarla con respeto, equilibrio y, sobre todo, manteniendo la integridad.
Nunca digas lo contrario de lo que piensas
Este es otro elemento esencial: para mantener una buena autoestima nunca caigas en el error de decir lo contrario de lo que piensas por complacer a otros. Es una forma de caer en la infelicidad.

Tenemos claro que la verdad NUNCA debe utilizarse como instrumento de agresión y que, en ocasiones, es conveniente “maquillarla” un poco y utilizar las palabras adecuadas:

En lugar de decirle a un compañero de trabajo eso de “cada vez te soporto menos, eres alguien egoísta que no para de hablar en todo el día y que no deja trabajar a nadie” podemos sustituirlo por “te pediría por favor que nos centráramos más en la tarea y menos en los temas personales, últimamente me cuesta trabajar y desearía un poco de silencio”.

Como ves, la idea sigue siendo la misma, pero hemos actuado con respeto enfatizando una necesidad: mantener distancia y centrarnos en lo importante: el trabajo.
Los psicólogos nos dice que si las personas recurrimos a la mentira es básicamente por miedo:

Miedo a revelar alguna información que puede incomodar a otros.
Miedo a perder lo que tenemos en este momento.
Temor a posibles consecuencias.
Inquietud a que los demás descubran que no somos como ellos esperaban.
Todo ello son situaciones que, mantenidas en el tiempo, pueden erosionar mucho nuestro auto concepto. Si no te gusta esa comida que te hacen tus suegros cada fin de semana, dilo con respeto o acabarás con una indigestión.

Si no te gusta cómo te trata tu jefe, reacciona, o tarde o temprano puede que te trate peor al ver que tu umbral de resistencia es muy alto.


Y aún más, si no amas a tu pareja, díselo y no alargues una situación que tarde o temprano os hará más daño a ambos.

viernes, 29 de enero de 2016

¿ES POSIBLE MORIR DE AMOR?


La muerte de un ser querido puede sumirnos en un estado de tristeza y depresión que hace que nuestro cuerpo se canse de vivir. Suele afectar sobre todo a parejas mayores
Morir de amor es algo que siempre ha ocupado nuestras novelas más románticas. Algo que se considera bello, el culmen de lo que debe ser una pareja de verdad. Pero, ¿realmente es así?
Seguramente te vengan a la cabeza los famosos Romeo y Julieta que tanto han hecho saltar a algunos corazones. Y qué decir de todas aquellas noticias que inundan nuestros periódicos y nuestras televisiones en las que una pareja muere al mismo tiempo o pocos días después de fallecer su cónyuge.
El amor es algo muy fuerte, algo muy difícil de explicar, ya que solo unos pocos pueden sentir lo que es amar de verdad. Si es amor de verdad, te costará describirlo.
El síndrome del corazón roto
Como bien hemos dicho, el amor es un sentimiento tan fuerte que, en ocasiones, hace que personas muy unidas mueran en días o en horas cercanas.

No es raro oír este tipo de noticias pero, ¿qué hay de cierto en esto? ¿Es verdad que ha sido una muerte por amor o por algún otro problema?

Encontrar una respuesta científica para esto es algo casi imposible, ya que las pruebas no son claras. Eso sí, existe una denominación, “el síndrome del corazón roto“, que puede arrojar algo de luz sobre este aspecto.
Al parecer, cuando una pareja está fuertemente unida, la pérdida se siente de tal manera que puede producirse un ataque cardíaco, provocando que el corazón deje de latir.

El estrés psíquico y físico es tan elevado que provoca esta reacción que, literalmente, te mata. Como curiosidad: es mucho más común que suceda en las mujeres que en los hombres.

Es cierto que en una situación de máximo estrés, ansiedad o cualquier otra emoción negativa puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. No obstante, esta experiencia repentina y sin aparente justificación suele suceder entre las parejas.

El amor: hermoso, pero mortal
Al parecer, el amor no es tan hermoso como creemos, bueno, a menos que consideremos la muerte por amor algo terriblemente bello, pero mortal al fin y al cabo.

Han sido diversos los estudios que se han realizado al respecto de este tema. Uno muy importante se publicó en la revista inglesa Epidemiology, realizado con 58 000 parejas desde 1991.

Este dejó de manifiesto que el porcentaje de mujeres que “mueren por amor” es mucho más elevado que el de los hombres.

Se reveló que tanto los hombres como las mujeres morían antes de cumplir tres años de la muerte de la pareja, reflejando que su calidad de vida disminuía tras este hecho.
Se han validado como posibles consecuencias diferentes factores como la ansiedad o la depresión. La pérdida de la pareja provoca que una parte de nosotros muera y, realmente, nos consuma.


Si tu interior no está sano, si tu mente no está en calma, todo ello se manifestará,  tarde o temprano, de forma física. No es la primera vez que un dolor psicológico se transforma en un síntoma físico.


Por ejemplo, si no hemos conseguido superar una pérdida o solucionar un problema que afecta a nuestro estado de ánimo y que nos provoca ansiedad y depresión, puede que acabemos desarrollando dolores de cabeza o de estómago sin motivo aparente.
Después de que todos los estudios realizados (y los que quedan por realizar) hayan arrojado luz sobre este tema, los datos obtenidos afirman que sí se puede morir por amor.

Está claro que lo que provoca la muerte es ese estado de tristeza sumo en el que nos vemos atrapados, sin poder salir y sin intenciones algunas de levantarnos de esta situación.

Aunque la depresión, la ansiedad y cualquier otro malestar provoquen que tarde o temprano nuestro cuerpo se “canse” de vivir, está claro que lo que ha provocado estos síntomas ha sido la pérdida de la persona amada.

Por lo tanto, ¿se puede morir de amor? Claramente… sí.
Resulta profundo y auténtico que dos personas no puedan continuar sus vidas la una sin la otra, pero curiosamente la mayoría de las parejas en las que esto suceden son bastante mayores.

Habría entonces un componente esencial de convivencia durante largos años que ha podido generarles cierta dependencia, con los consiguientes síntomas de verse solos en el mundo si la otra persona no está.

Una manera mucho más fría de ver una situación denominada “morir de amor”.


¿Tú qué piensas al respecto? ¿Has oído alguna historia de muerte por amor que te haya impactado?

jueves, 28 de enero de 2016

UN PUEBLO UCRANIANO TIENE EL RECORD DE NACIMIENTO DE GEMELOS.

Se llama Velikaya Kopanya, es un pueblo de Ucrania, tiene 4 mil habitantes y un total de 58 pares de gemelos de ambos sexos. Por ostentar este récord muchas mujeres van a beber del agua natural del sitio, ya que se cree el líquido es el responsable de tan particular fenómeno.
Un poco de agua de la montaña puede hacer mucho más que quitar la sed o hidratar el cuerpo en un día de calor agobiante. En el pueblo ucraniano de Velikaya Kopanya, justo en la frontera con Rumania, Eslovaquia y Hungría, ese líquido de la naturaliza es considerado el causante de un extraño fenómeno. Con 4 mil habitantes, cuenta con 58 pares de gemelos, de ambos sexos.

Gracias a esto se ha ganado un sitio en el libro de los récords y que muchas mujeres, del país y de fuera de él, se acerquen a probar de esta presunta agua milagrosa, con el objetivo de conseguir un parto múltiple. Hay que destacar que no se conoce la voz de la ciencia con respecto a estos nacimientos dobles.


Simplemente se trata de un misterio que puede comprobarse al recorrer las calles del pueblo ucraniano, que ha obtenido una fama internacional, más allá de Europa. A la vera de los arroyuelos, muchas mujeres se acumulan para tomar un poco de esta agua con propiedades que solo se comprueban con la fe.

miércoles, 27 de enero de 2016

AJO NEGRO ¿QUE ES? Y SUS BENEFICIOS.

El ajo es valorado por sus propiedades medicinales, además, claro de ser un ingrediente importante para dar sabor a nuestros alimentos, sin embargo, hoy en día, el ajo negro está cobrando gran importancia.

El ajo negro puede no ser tan conocido como su contraparte blanca, pero con su sabor único, color vibrante, y su suave textura, está ganando popularidad. Se cree que podría tener el doble de antioxidantes que el ajo común.

¿Qué es el ajo negro?
Se trata de un ajo que ha pasado por un proceso de fermentación, debe su nombre al color que adquieren sus dientes luego de este proceso y día a día está ganando nuevos devotos.

El ajo negro se produce por la fermentación de sus bulbos a temperaturas de 65 a 80 ° C en un ambiente de humedad controlada durante casi un mes. Después de esto, los dientes de ajo se tornan negros.

Luego de la fermentación se deja oxidar durante aproximadamente 45 días, para que adquiera una sabor dulce como el de una ciruela.

El ajo negro se puede comer crudo o cocido en la misma manera que el ajo fresco. Aunque el ajo es el único componente del ajo negro, es probable que el sabor no se asemeje en nada. De hecho , es probable que no tenga gusto a nada que hayas probado antes. El ajo negro está lleno de complejos sabores, la mordedura inicial es leve, seguido de una explosión de dulzura caramelizada y un acabado salado.

Nutrición del ajo negro
La buena noticia es que no sólo es útil para la cocina, el ajo negro, también es rico en vitamina C y otros antioxidantes, se estima que durante el proceso de fermentación, el ajo duplica la cantidad de antioxidantes que contiene.

Contiene antioxidantes, y compuestos que contienen azufre.

Beneficios del ajo negro
Aunque hace falta una investigación más profunda sobre los beneficios del ajo negro, se cree que la fermentación da lugar a un “súper” ajo, potenciando sus efectos en la salud.

Para gozar de sus beneficios se recomienda tomar de 3 a 5 dientes de ajo al día (antes o después de la comida)
Rico en antioxidantes: Son esenciales para nuestro sistema inmunológico, combaten los radicales libres.

Presión arterial alta: El ajo (Allium sativu) es una de las plantas medicinales más antiguas. Se considera útil en el tratamiento para la hipertensión y posiblemente útil para combatir los niveles elevados de colesterol.

Previene el dolor de cabeza: Es similar a la aspirina, ya que mejora la circulación.

Contra el resfrío: Los estudios  más recientes han demostrado que el ajo tiene propiedades similares a las de un antibiótico, por lo que su consumo puede ser útil, para combatir los síntomas del resfriado, así como para prevenirlo.

Beneficios cardiovasculares: Los estudios científicos han demostrado que uno de los beneficios para la salud del ajo es ayudar a prevenir enfermedades cardiacas. Los estudios sugieren que el ajo previene la formación de placa en las arterias, y puede incluso reducirla.

Adelgazante: el ajo también ayuda en el metabolismo de la grasa, por lo que se dice, que tiene propiedades adelgazantes, si se combina con una buena dieta.

Contra los parásitos: El ajo es un popular remedio contra los parásitos intestinales, y se ha utilizado con este fin desde hace muchos años.

Información adicional

La fermentación que produce el ajo negro reduce su fuerte aroma y sabor, por lo que es más aceptable y atractivo para algunas personas. El sabor del ajo negro ha sido comparado con el de un fruto seco  ahumado, dulce y con un toque salado. El ajo negro no tiene el aroma que es desagradable para muchos.