sábado, 9 de febrero de 2008

ALIMENTACIÓN EN TORTUGAS



La alimentación básica de las tortugas en un domicilio depende mucho del hábitat en que se encuentre. En vida silvestre las tortugas son fundamentalmente vegetarianas. En cautiverio son omnívoras. Esto se debe a que, lamentablemente, a falta de hábitat natural, hay que suplementar la alimentación. Y aquí es importante diferenciar lo que es una tortuga criada en un patio o en cemento de una criada en un jardín.
La tortuga criada en un jardín necesita poco y nada ser suplementada. En cambio, una tortuga que vive exclusivamente en el cemento (un patio, un balcón o en el interior de una casa) necesita ser suplementada con una dieta muy equilibrada. Esta dieta se basa fundamentalmente en toda la línea que va desde vegetales, verduras, frutas verdes, frutas de estación hasta carne picada y alimentos balanceados.
Mucha gente piensa que las tortugas se alimentan “a lechuga”. Esto es un error frecuente y lamentable porque la lechuga no aporta ningún tipo de vitaminas o minerales necesarios. Y además, si el animal se acostumbra a comer lechuga, rechazará las otras verduras. Entonces, lo ideal es ofrecerle un plato con diferentes colores (ellas comen por colores) donde se le presenten frutas, verduras mezcladas con flores
de rosa china o de hibiscus. Y se puede suplementar con alimento balanceado -de buena calidad- para gatos. Eventualmente se le pueden dar caracoles o carne picada en albóndigas.
Con respecto a las flores, ocurre que esas son vistosas y no son tóxicas. Esto es importante porque a veces las tortugas que están en jardín pueden comer otras flores o
plantas que son sumamente tóxicas como por ejemplo, azaleas, pothus, dieffembachia o el famoso laurel de jardín. Y esas flores y hojas producen cuadros neurológicos severos si son ingeridas por una tortuga.
Fuente: Dra Liliana Diaz, especialista en quelonios
Publicar un comentario