sábado, 27 de diciembre de 2008

FIN DE AÑO





Hey tú... ¿estás triste?

¿Sientes algo apretado en tu pecho, y a veces sientes ganas de llorar? ¿Una nostalgia inexplicable por alguna cosa que tú no sabes bien qué es?

Con la aproximación de Fin de Año muchas personas se sienten así como tú, tristes.

Algunas de ellas tienen motivos razonables para sentirse de esa forma, otras no consiguen entender por qué, de repente, se sienten perdidas y ensimismadas, quejándose de un vacío que no consiguen explicar de dónde viene.

Es que el fin de año trae cuestionamientos íntimos y muchos, muchos recuerdos.

Buenos tiempos que se fueron, gente querida que ya no está próxima y personas de la familia que dejaron nuestro mundo...

Gente: cada uno tenemos nuestra historia privada. Algunos, tienen privaciones financieras; otros, afectiva, y tantos con desilusiones que le conmovieron el corazón.

¡La vida es eso...! ¡Un día reír, otro llorar!

Tantos planes no llegarán a concretarse este año, tantos sueños...

Deseos escondiditos dentro de un pecho con esperanzas...

Recuerda no estás solo, ¡no!

Yo estoy aquí, del otro lado de este papel.

¡Estoy contigo!

También tengo sueños que no se cumplirán.

Si aquellas personas que tú amabas, no están mas a tu lado, es realmente una pena. Pero piensa, en ellas con cariño y entiende que fue preciso que se alejaran.

Muchas veces un pequeño alejamiento es necesario, para que aprendamos a valorar, todo aquello que conquistamos un día.

A veces, también un gran alejamiento es necesario, para que aprendamos a caminar con nuestras propias piernas.

A veces, un definitivo alejamiento es necesario cuando la misión ya fue cumplida y ha llegado la hora de descansar un poco, y cuanto todo alrededor se transforma.

Los alejamientos, así como las privaciones, también forman parte de la vida.

Y siempre duelen....

Sólo que duelen más cuando llega fin de año.

Muchos recuerdos nos atormentan y nos sacan la paz.

Procuremos conformar nuestros corazones. Quien ama, normalmente es amado. No importa si aquí, allá o lejos...

Lo que importa es que, en algún lugar, ¡alguien también está amándonos mucho!

¡El Amor que supera el tiempo y el espacio! ¡Que apenas existe!
Una vez yo leí, que las despedidas son necesarias para que volvamos a encontrarnos... solo se necesita tiempo.

Muchas veces quisiéramos que se fuese esa melancolía... pero ella no nos obedece y se nos llenan los ojos de lágrimas

Te propongo que ejercitemos minimizar la tristeza y así se alejará.

Eso nos ayudará y mucho.

Es más fácil de lo que se piensa, tratemos de sonreír y serán felices quienes nos rodean... el secreto sería cambiar el foco…y dirigirlo, fuera de nosotros.

Hay tantos que serán felices con nuestra ayuda, solo hay que animarse y la felicidad de los demás caerá sobre nosotros.

Es apenas un tiempo de reflexión, aprendizaje y de cambios que nos ofrece Dios, si Dios, el Creador del Universo, nuestro dueño, el que en estos momentos está a tu lado y te está ofreciendo su amor, su compañía, su guía, para que tú no te sientas solo, para que puedas caminar por este mundo tomado de su mano, sabiendo que para Él, no hay nada imposible.

Anda, anímate, vas a ver que no te va a defraudar, que a pesar de cada circunstancia que te toque vivir en el nuevo año, Él estará a tu lado siempre.

Desconozco su autor
Publicar un comentario