martes, 10 de marzo de 2009

CONDUCTOR DETENIDO POR REÍR



Un automovilista de Liverpool fue detenido e interrogado por reírse al volante de su auto.

Gary Saunders se rió de un chiste que le contó su cuñado quien le hablaba desde el parlante de su teléfono manos libres. Un momento después notó que un oficial de policía le hacía luces desde atrás para que detuviera su coche. Cuando el conductor bajó del auto el agente le dijo que "reírse y manejar al mismo tiempo es una infracción".

Saunders, director de la firma Spontex Workwear, fue demorado en la comisaría y obligado a responder a un interrogatorio. Por este motivo perdió una importante reunión de negocios.

"No podía creer que me hubiera detenido por reírme. Estaba manejando muy cuidadosamente. Ni siquiera saqué la vista de la calle", explicó. La policía, por su parte, niega el incidente y sostiene que no hubo registro del hecho.
Publicar un comentario