viernes, 4 de diciembre de 2009

TU CREENCIA ES LO QUE DETERMINA TU EXPERIENCIA


Como Ser ya Eres, no intentes llegar a ser lo que ya eres, lo importante para ti hoy es tu creencia, que crees que eres; porque tu creencia determina tu experiencia, tu realidad; tú estás en el sitio en que se encuentra tu Consciencia, porque tu Consciencia es tu creencia de lo crees ser y lo que te rodea. De tal manera que si no cambias tu concepto de ti como creencia en relación a tu Ser, no cambia tu experiencia; te vas a pasar aquí, en este “mundo de ilusiones”.

Cambia tu creencia, y dite a ti mismo: “no soy lo que creo ser” (en el sentido de personalidad, de creer que eres culpable, que tienes miedo, que estás solo). No soy lo que pienso de mí (si piensas que tienes mil defectos, problemas, o enfermedades). No soy lo que pienso de los demás, (en relación a los conceptos que las personas tienen de ti, incluso los buenos conceptos, cuando las personas te dicen: eres malo, no mereces tener esto, tu estas equivocado, etc.); tan solo soy el Hijo de Dios” (el Hijo de Dios es bondad, amor, paz, armonía, honestidad, etc. Todas las características que tú le observas a quien consideras Hijo de Dios, (de acuerdo a tu concepto a ese respecto)

Y ahora te invito a que observes que tú tienes muchas de ellas, reconoce que tú tienes semejanza con el ser al que le profesas fe, y poco a poco verás, que conforme dejes de poner atención y creer que eres lo que tú mismo criticas o señalas y describes de ti, lo que los demás piensan de ti, en la medida que dejes de creer que eres eso, en esa medida descubres realmente quién eres: el Hijo de Dios.

Este cambio de pensamiento hace que este mundo, que es una pantalla mental donde proyectamos nuestras imágenes mentales y funcionales, se nos devuelven; si cambias eso, si cambias tu mente, las imágenes por supuesto cambian; pero si no lo cambiamos porque justificamos que “eso sí está ahí”, se sigue repitiendo, y es tu creencia, no la situación, y por supuesto que el mundo te devuelve la imagen que tú estás creyendo que tiene el mundo de ti, porque así lo has proyectado.

Lo importante ahorita es que tú cambies el concepto que tienes de ti, la creencia que tienes de ti, porque como Ser no le puedes añadir ni quitar nada, YA ERES.

Tu creencia determina tu experiencia… y ahora pregúntate: ¿Qué estoy creyendo? ¿Qué conceptos tengo de mí, del mundo?

Cambia de idea, y cambiará tu mundo.
Publicar un comentario