jueves, 15 de julio de 2010

CERRAR LA BOCA PARA QUE EL CLUB AHORRE



En Austria se pide a los usuarios de las piletas de natación que cierren la boca para ahorrar agua.

Es difícil establecer realmente cuánta agua desaparece de las piletas en su ingreso al organismo del nadador por la boca u otros orificios naturales. En Austria parecen creer que es bastante ya que en las albercas públicas se prohíbe a los nadadores abrir la boca.

Según estiman, unos 5.000 litros de agua desaparecen por día, tragados por los usuarios de 18 piletas. El costo del reemplazo es elevado, especialmente por la gran demanda que tienen estas facilidades en medio de la ola de calor que vive Europa.

Reemplazar tanta agua tiene un costo ambiental y financiero, explican las autoridades gubernamentales. Previamente intentaron sin éxito prohibir las bermudas ya que absorben mucha más agua que los trajes de baño tipo sunga.
Publicar un comentario