domingo, 16 de enero de 2011

EL FINAL FELIZ DEL BURRO FELIPE

El final feliz del burro Felipe. La historia de este burro estaba predestinada a un final feliz, el vecino del barrio de Berducedo, en Asturias, Manuel González “Chiné”, se hará cargo de su cuidado y convertirá a este burro fariñeiro, acostumbrado al trabajo, en una nueva mascota para su familia.


Chiné, que trabaja como panadero tomó la decisión de adoptar al burro por motivos de amor, ya que su mujer se encariñó con el animal, en cuanto lo vio en los medios de comunicación, por lo que decidió hacerse cargo del mismo a modo de regalo. Estos argumentos fueron más que suficientes para convencer al resto de candidatos del municipio, que participaron en una reunión para decidir el destino final del animal, de entre más de 30 candidatos de toda Galicia que se ofrecieron para acoger a Felipe.

El asno estuvo a punto de ser sacrificado tras aparecer envenenado y abandonado cerca de Chan da Arquiña el pasado día 17, su nuevo dueño no tuvo reparos en cepillarlo constantemente. Después lo cogió por una cuerda y anduvo con él, los dos kilómetros que le separaban de su casa. La nueva familia del protagonista de Moaña, que salvó la vida de Felipe, siempre ha tenido animales, y cuenta con un cerdo vietnamita en estos momentos.

El panadero se sorprendió del buen estado del burro, ya que dice que no está flaco. De día podrá pastar en las vegas y por la noche dormirá en una cuadra, además se convertirá en reclamo para su bar; de todas formas piensa que el estado del animal no es bueno del todo, ya que tiene heridas en las rodillas, por lo cual se pondrá en contacto con un veterinario experto en burros para que lleve a cabo una revisión exhaustiva y determinar las verdaderas condiciones en que se encuentra Felipe.
Publicar un comentario