miércoles, 26 de julio de 2017

DESPUES DE LEER ESTO NUNCA MAS LLEVARAS EL MOVIL AL BAÑO.


Desde que los Smartphone aparecieron en nuestras vidas estamos más que enganchados a este dispositivo. Nos los llevamos a todas partes y si salimos de casa y se nos ha olvidado nos pasamos el día con síndrome de abstinencia. Es una auténtica locura la dependencia que tenemos, y una muestra es que nos llevamos el móvil al baño incluso. Con ellos no sólo podemos llamar y escribir mensajes de texto, también tenemos cámara, mensajería instantánea y el infinito mundo de Internet y es por ello que nos tienen tan enganchados que incluso nos los llevamos cuando vamos al baño, y esto podría ser algo más peligroso de lo que pensamos.

Esta costumbre de llevarnos el móvil al ir al baño la tenemos la mayoría y entraña un peligro mucho más relevante que el que se nos caiga el móvil al váter. Mucha gente aprovecha esos momentos en los que va a estar un rato en el baño para distraerse mirando cosas en Internet, consultando el correo, chateando con alguien, pero este hábito es bastante peligroso y ahora verás por qué y probablemente nunca más vuelvas a llevarte el teléfono al baño.

Llevar móvil
En resumen, el punto más importante de la razón es que los baños y aseos rebosan de gérmenes y bacterias, sobre todo si se trata de un baño público. En nuestra propia casa, aunque el riesgo existe, es bastante menor ya que se supone que lo limpiamos de forma constante, pero en los aseos públicos, aunque se limpien diariamente, incluso en algunos de mucho tránsito dos veces por día, al pasar tantísima gente por ellos que cada vez tiras de la cisterna los gérmenes microscópicos y restos diminutos de excrementos son enviados por el aire aterrizando en paredes, puertas y nuestros móviles. Aun lavándote las manos tienes riesgo de llevarte contigo bacterias del lavamanos y del pomo de la puerta del aseo.

El estudio concluye que una única bacteria puede convertirse en ocho millones de células en tan sólo de 24 horas. Las manos de las personas pueden llegar a tener contacto con 10 millones de bacterias por día. Este tipo de hábitos nos demuestran la capacidad de extenderse que tienen los gérmenes, de manera que aumentan el número de infecciones y virus, como resfriados, particularmente en meses de frío, cuando las gripes son frecuentes. Además desde la AEDV, nos alertan de que las bacterias fecales de los aseos públicos podrían llegar a contagiaron del virus de la Hepatitis A.


Una forma de minimizar el riesgo de contagio y lo más recomendable en cualquier caso es el lavado de manos con jabón durante al menos 15 o 20 segundos, aunque también es muy importante desinfectar el móvil semanalmente, puesto que son una extensión de nuestras manos que también ponemos en la oreja y la boca. Para eso simplemente un algodón con unas gotas de alcohol será suficiente.
Publicar un comentario