viernes, 5 de enero de 2018

¿EN VERDAD EL CHOCOLATE CAUSA ESTRENIMIENTO?

El consumo excesivo de chocolate puede provocar indigestión, aunque no estreñimiento. De hecho, la ingesta ocasional puede ser muy beneficiosa para favorecer los movimientos peristálticos del intestino.
Durante mucho tiempo algunos decidieron excluirlo de la dieta, dado que se pensaba que era perjudicial para varios aspectos de la salud.
Sin embargo, actualmente se destaca por su contenido de antioxidantes y vitaminas y minerales que, lejos de causar daño, nos proporcionan importantes beneficios.
Pese a esto, surgen ciertas dudas sobre su consumo habitual, sobre todo por su posible relación con problemas digestivos como el estreñimiento.
Pero… ¿Qué tan cierto es esto? ¿En verdad el chocolate estriñe? Aunque puede influir de forma negativa ante ciertas patologías intestinales, en realidad no es tan malo como algunos piensan.
Chocolate y problemas de estreñimiento: ¿Mito o realidad?
Muchas madres y abuelas suelen decir que el consumo de chocolate causa estreñimiento. Esto, sin duda, pasó de generación en generación como una de tantas creencias.
Lo cierto es que, aunque el mito se extendió por todo el mundo, y continúa vigente en muchas personas, está muy alejado de la realidad.
¿La razón?
El cacao, el componente principal del chocolate, contiene altas dosis de teobromina, un alcaloide que actúa de forma similar a la cafeína.
Cuando el alimento se consume en grandes cantidades, se produce una aceleración de las ondas peristálticas, lo que, en realidad, acelera el movimiento intestinal, ocasionando diarrea.
A esto se le suma su alto contenido de grasa, incluyendo la que aporta la leche (si la contiene), que, en muchos casos, también pueden desencadenar episodios de diarrea.
Por otro lado, sus taninos estimulan la contracción de las fibras musculares lisas del intestino delgado, ayudando en el proceso de digestión.
Entonces, ¿a qué se debe el mito que relaciona el chocolate con el estreñimiento?
Es probable que esta creencia haya surgido con el hecho de que, en grandes cantidades, el chocolate puede producir indigestión.

En muchas ocasiones se ha incluido en el listado de alimentos que causan estreñimiento, explicando que su alto contenido de grasa y poca fibra influyen en el mismo.
No obstante, como ya lo indicamos anteriormente, su ingesta descontrolada en realidad puede producir un efecto contrario. Así, puede llegar a provocar lo que muchos conocen en el lenguaje popular como “suelta de estómago”.
Sin embargo, en general, las dosis moderadas del alimento no representan riesgo alguno y, por el contrario, brindan interesantes beneficios.
¿Cuándo no es conveniente consumir chocolate?
Mientras que comer una pequeña barra de chocolate oscuro no tiene nada que ver con el estreñimiento, los chocolates con leche y añadidos pueden empeorar las cosas cuando ya se padece este trastorno.
El alimento, en cualquier forma, no es una causa principal de esta afección. No obstante, es importante saber que, ante ciertas condiciones, puede desencadenar reacciones negativas.
Evítalo en caso de:
Síndrome del intestino irritable (colon irritable)
Estreñimiento crónico
Reflujo gastroesofágico
¿Cómo evitar molestias digestivas al comer chocolate?
Al consumir chocolate en cantidades desproporcionadas se desencadenan reacciones digestivas propias de la indigestión (incapacidad del organismo para llevar a cabo una digestión normal).

Producto de esto, tras ingerir el alimento, algunos experimentan:

Gases y flatulencias
Inflamación abdominal
Agruras o reflujo ácido
Dolor de estómago
Por su contenido de teobromina, sobre todo cuando su composición es de más del 60% de cacao, llega a provocar episodios de diarrea.

Por este motivo, para disfrutar de sus bondades sin llegar a estos inconvenientes, lo adecuado es saber moderar las porciones, evitando la ingesta de más de 25 gramos al día.
¿Cuánto son 25 gramos? Si no tienes una báscula a la mano, ten en cuenta que equivale más o menos a 3 cuadritos de una tableta.
¿Cuáles son los beneficios del consumo moderado de chocolate?
Saber comer chocolate en pequeñas porciones, en especial de su presentación negra o amarga, en realidad tiene importantes beneficios para el organismo.

El alimento contiene sustancias antioxidantes, vitaminas A y B, y minerales esenciales que previenen y combaten algunas enfermedades.
Sus flavonoides mejoran la circulación y reducen la presión arterial alta.
Protege las funciones cognitivas y mejora el estado de ánimo.
Previene las enfermedades del hígado.
Aumenta los niveles de colesterol bueno (HDL).
Mejora el rendimiento físico y mental.
Previene el envejecimiento prematuro.
Mejora la salud de la piel.
¿Resolviste tu duda? A menos que comas una barra entera de chocolate, puedes consumirlo sin temor a tener molestias digestivas.
Procura añadirlo en tu alimentación en porciones pequeñas para beneficiarte de sus interesantes propiedades.
Publicar un comentario