viernes, 5 de diciembre de 2014

UN MICRO ESCOLAR IMPULSADO POR UNA TURBINA.

Los autobuses propulsados por una turbina son, sin dudas, una de las formas más rápidas para llegar a la escuela. Un hombre de Indiana, Estados Unidos, inventó un autobús escolar así, tan rápido que puede viajar alcanzar una velocidad de hasta 590 kilómetros por hora.


El autobús, llamado School Time es una idea original del ingeniero Paul Stender y su equipo de construcción Indy Boys. Paul lo hizo modificando algunas medidas de un colectivo real, porque “la forma original del autobús no podría resistir las velocidades que toma este modelo”. Además agregó: “Mucho de esto lo hicimos a mano con tipos de metales utilizados para hacer aviones”.

Cuando el motor del Time School acelera, emana llamas de 80 metros de largo por una turbina que tiene en la parte trasera. Por cada vez que se utiliza la turbina, el colectivo usa casi 600 litros de nafta. Sumado a eso, tiene un motor tan enorme que sólo hay espacio suficiente para asientos de tres pasajeros al costado izquierdo.

Stender dice que se le ocurrió el proyecto por dos razones: “La primera es para entretener a la gente, porque, vamos, ¡es un bus-jet! Y la segunda es para inspirar a los niños a mantenerse alejados de las drogas, porque es importante que vean que hay que tener pasatiempos e intereses creativos para mantenerse ocupado y lejos de las malas influencias “.
El School Time se encuentra actualmente de gira. Muchísimos fanáticos de los motores van a verlo en las ferias a las que asiste por todos los Estados Unidos. Y aunque se puede asegurar que los chicos nunca van a llegar tarde a la escuela si toman este transporte, el vehículo no puede hacer viajes de tramos cortos.
Publicar un comentario