jueves, 22 de septiembre de 2016

LA LEYENDA DE LA VAINILLA

LOS TOTONACAS EMIGRARON DE TEOTIHUACAN Y SE ASENTARON EN LAS COSTAS DE VERACRUZ. ALLÍ CONSTRUYERON EL REINO DE TOTONACAPAN.

LOS JEFES DE AQUEL SEÑORÍO LEVANTARON ADORATORIOS A SUS DEIDADES, ENTRE LAS QUE SOBRESALÍA TONACAYOHUA, QUE CUIDABA LA SIEMBRA, EL PAN, Y LOS ALIMENTOS.

EN LA CUMBRE DE UNA DE LAS MÁS ALTAS SIERRAS CERCANAS A PAPANTLA, TENÍA SU TEMPLO TONACAYOHUA DE CUYO ADEREZO Y RITOS ESTABAN ENCARGADAS SEIS JÓVENES POBRES QUE DESDE NIÑAS ERAN DEDICADAS ESPECIALMENTE A ELLA Y QUE HACÍAN VOTO DE CASTIDAD DE POR VIDA.

EN TIEMPOS DEL REY TENITZTLI, NACIÓ DE UNA DE SUS ESPOSAS, UNA NIÑA BELLÍSIMA A LA QUE LLAMARON TZACOPONTZIZA QUE SIGNIFICA LUCERO DEL ALBA. SU PADRE LA CONSAGRÓ AL CULTO DE LA DIOSA PARA QUE NINGÚN MORTAL SE LE ACERCARA.

UN JOVEN PRÍNCIPE LLAMADO ZKATAN-OXGA, EL JOVEN VENADO, SE PRENDÓ DE ELLA. SABÍA QUE PONER SUS OJOS EN LA DONCELLA ERA SACRILEGIO PENADO CON EL DEGÜELLO. UN DÍA QUE LUCERO DEL ALBA SALIÓ DEL TEMPLO PARA RECOGER TORTOLITAS Y OFRENDARLAS A LA DIOSA, SU ENAMORADO LA RAPTÓ Y HUYÓ CON ELLA A LO MÁS ABRUPTO DE LA MONTAÑA.

DE PRONTO SE LES APARECIÓ UN ESPANTABLE MONSTRUO QUE LOS ENVOLVIÓ CON OLEADAS DE FUEGO Y LOS OBLIGÓ A RETROCEDER. AL LLEGAR AL CAMINO, YA LOS SACERDOTES LOS ESPERABAN AIRADOS Y, PRÍNCIPE Y PRINCESA FUERON DEGOLLADOS DE UN SOLO TAJO. SUS CUERPOS, AÚN CALIENTES FUERON LLEVADOS HASTA EL ADORATORIO. ALLÍ, TRAS EXTRAERLES LOS CORAZONES, FUERON ARROJADOS EN EL ALTAR DE LA DIOSA.

EN EL LUGAR QUE SE LES SACRIFICÓ, LA HIERBA MENUDA EMPEZÓ A SECARSE, COMO SI LA SANGRE DE LAS DOS VÍCTIMANS ALLÍ REGADA TUVIERA UN MALÉFICO INFLUJO. POCOS MESES DESPUÉS PRINCIPIÓ A BROTAR UN ARBUSTO, PERO TAN PRODIGIOSAMENTE, QUE EN UNOS CUANTOS DÍAS SE ELEVÓ VARIOS PALMOS DEL SUELO Y SE CUBRÍO DE ESPESO FOLLAJE.

CUANDO ALCANZÓ SU CRECIMIENTO TOTAL, COMENZÓ A NACER JUNTO A SU TALLO UNA ORQUÍDEA TREPADORA. UNA MAÑANA SE CUBRÍO DE MÍNIMAS FLORES Y TODO AQUEL SITIO SE INUNDÓ DE AROMAS.

ATRAÍDOS POR TANTO PRODIGIO, LOS SACERDOTES Y EL PUEBLO NO DUDARON YA DE QUE LA SANGRE DE LOS DOS PRÍNCIPES SE HABÍA TRANSFORMADO EN UN ARBUSTO Y ORQUÍDEA. Y SU PASMO SUBÍO DE PUNTO CUANDO LAS FLORECILLAS SE CONVIRTIERON EN LARGAS Y DELGADAS VAINAS, QUE AL ENTRAR EN SAZÓN, AL MADURARSE, DESPEDÍAN UN PERFUME TODAVÍA MÁS PENETRANTE, COMO SI EL ALMA INOCENTE DE LUCERO DEL ALBA SE HUBIERA CONVERTIDO EN LA FRAGANCIA MÁS EXQUISITA.

LA ORQUÍDEA FUE OBJETO DE REVERENCIOSO CULTO; SE LE DECLARÓ PLANTA SAGRADA Y SE ELEVÓ COMO OFRENDA DIVINA HASTA LOS ADORATORIOS TOTONACAS.

ASÍ, DE LA SANGRE DE UNA PRINCESA, NACÍO LA VAINILLA QUE EN TOTONACO ES LLAMADA CAXIXANAT ( FLOR RECÓNDITA ) Y EN AZTECA TLIXÓCHITL ( FLOR NEGRA)



Publicar un comentario