viernes, 24 de febrero de 2017

EL ORIGEN DE LA MÚSICA (LEYENDA TOLTECA)



Cuando los espíritus iban a ser sacrificados, entregaron sus mantos a la gente diciendo: “Son para vosotros. Pónganselos”. Pero aunque los mantos eran valiosos, las personas gemían. Iban llorando de un lado para otro con los mantos envueltos sobre los hombros y preguntando: “¿Dónde están los espíritus? ¿Nunca volveremos a verlos?”. Viajaron hacia acá y hacia allá, buscándoles por todas partes.
 Un hombre viajó hasta el océano oriental, buscando a Tezcatlipoca. Al llegar a la costa y detenerse, se le apareció el espíritu en tres figuras, brillando en el cielo. Y le dijo: “Ven, amigo mío. Quiero que vayas a la casa del sol y traigas cantantes e instrumentos para que podáis hacer música en memoria mía. Llama a mis tres sobrinas, la ballena, la tortuga marina y el manatí, y diles que formen un puente a través del agua”.
 El hombre hizo lo que le dijeron y caminó sobre el océano hasta la casa del sol. Al aproximarse, vio al sol rodeado de cantantes vestidos de blanco, rojo, amarillo y verde, tocando tambores de piel y de leño.
 El sol, al levantar la vista y ver que alguien se acercaba, dijo a los cantantes: “Ese es un ladrón. Si os llama no respondáis, pues quien le responda tendrá que irse con él”. Pero entonces el hombre les llamó con una canción tan dulce que no pudieron evitar responderle. Cuando él se dio la vuelta se fueron tras él, llevándose los tambores y tocando y cantando mientras caminaban.
 Desde entonces las personas hicieron celebraciones y cantaron canciones en honor de los espíritus. Al escuchar la música, los espíritus descienden del cielo para cantar con la gente y se unen a sus danzas.





Publicar un comentario