jueves, 7 de febrero de 2008

OBESIDAD EN GATOS


Un adulto normal debería pesar entre 4 y 5 kg. Aunque el tamaño de los gatos no oscila tanto como en los perros, el peso de un gato varía de acuerdo con la complexión de su raza. Es por ello que en algunos lo normal serán 3 kg y en otros puede llegar a 5 kg.
La
obesidad en los gatos normalmente se debe a la combinación de exceso de alimento y falta de ejercicio, muy notoria en gatos de temperamento tranquilo y en perezosos. Los más afectados suelen ser los esterilizados o los más viejos, aunque el aburrimiento y la falta de estímulo también provocan sobrealimentación. Ocasionalmente se puede tratar de un problema hormonal (problemas tiroideos, diabetes, falta de hormonas sexuales en castrados).
Un método para evaluar la cantidad de grasa corporal consiste en palpar las costillas del gato. Lo normal es que se puedan encontrar sin dificultad. Cuando no es así, significa que hay grasa acumulada. En otros casos este método es totalmente inútil, ya que con solo verlo lo notaremos. Un gato con sobrepeso presentará un gran abdomen que colgará, respirará con fatiga y será menos activo.
La obesidad es un riesgo para la
salud. Algunos ejemplos son las patologías cardíacas (aumenta la carga de trabajo del corazón, además de que la grasa se acumula por fuera de él dificultando su trabajo), respiratorias (se cansan facilmente y respiran con dificultad luego del ejercicio), endócrinas (hormonales provocadas por diabetes, Cushing o hipotiroidismo), y del sistema locomotor (aumenta la tensión en las articulaciones, el cuerpo debe trabajar más para sostener su propio peso). Otros riesgos son la tendencia al estrés, patologías hepáticas, en la piel, riesgo en caso de cirugías, etc.
Publicar un comentario