miércoles, 8 de julio de 2009

ENVEJECIMIENTO CEREBRAL DEL PERRO




Conforme el perro va envejeciendo, además del aspecto externo del animal, también su cerebro va sufriendo progresivamente daños. Es decir, envejece. Se trata de patologías propias de la edad. Generalmente estos daños se manifiesta en la conducta y los hábitos de la mascota.

A partir de los 8 años, empiezan a padecer estos cambios. De hecho, más de la mitad de los perros que tienen más de 8 años no logran evitar mostrar el envejecimiento cerebral.

Hay formas de darse cuenta de la disfunción neuronal, como para buscar la posibilidad de proporcionarle una vida mejor mediante el tratamiento del veterinario. Estas formas son:

La desorientación, que podemos comprobarlo al verlo moverse dificultosamente por la casa; se pierde en lugares que conoce; no reconoce a algunas personas, entre otras cosas. También se puede observar una disminución de la interacción, pues ya no saluda con el entusiasmo de antes a sus amos; tampoco juega ni responde a la incitación de las personas.

Se alteran los patrones de sueño, por lo que duerme de día o la noche, según haya sido su hábito anterior. Demuestra cierta pérdida de sus hábitos higiénicos: no domina su esfinter y deja “regalitos” en cualquier lugar de la casa.
Publicar un comentario