miércoles, 30 de septiembre de 2009

EGO


La verdad te hace libre y quien quiere oír la verdad, abre sus oídos; quien no, nada le satisface, así se le muestre matemáticamente la verdad, si no quiere creer, no creerá. Jamás defiendas una idea, deja que cada quién viva de acuerdo con ella y que cada quién se convenza de los resultados de ésta, libre y en la absoluta decisión, en la absoluta elección y entonces vive la propia. Jamás afirmes, lo que es para ti quizá no es para tu hermano, o una interpretación de lo establecido y perfecto y puede ser de diferente manera la interpretación de tu hermano y ambos ignoran que están en la verdad, en la verdad absoluta, más la razón con su creencia. Cuando te sientes solo, cuando estás triste, cuando estás enfermo, cuando te decepcionas, cuando tienes miedo, cuando esperas de alguien y no ves respuestas, cuando esperan de ti y no puedes dar, cuando no hay entendimiento, el gran ego del hombre es querer tener siempre la comprensión de todo lo que pasa, cuando no comprende, inventa y se justifica, aunque más tarde se desdiga. ¡Qué difícil es en el momento en el cual por voluntad propia te involucras en la experiencia y te olvidas y crees ser la misma experiencia! La experiencia eres tu quien la provoca, eres tu quien la genera o eres tu quien la elige y al elegirla, la aceptas. Tu ego te reclama y necesitas el estimulo de otros. Tu avaricia de poseer información, si no tienes para dar una caricia o una sonrisa, ¿para qué quieres saber?, ¿para qué crees que te sirve el conocimiento?

Y no te compares, porque el Padre ha determinado diferente experiencia para cada uno de sus hijos, jamás te compares ni sientas envidia, ni te sientas menos, ni te sientas mas… estás viviendo lo que tienes que vivir. El verdadero valor, la verdadera grandeza es Ser y que el Padre en lo que se regocija no es en lo que haces, sino en lo que eres y así tu transmutación, tu desarrollo, no es con sacrificio, no es con dolor, no es una obligación, ni un deber, sino un placer, porque sabes que cambies como cambies, te muestres como te muestres, El Padre te Ama. Se trata de no dogmatizarse, porque cuando te dogmatizas dejas de ser universal. Se disuelve ese ego atávico y se crea un nuevo ego. El ego que existe en este momento en el género humano es “hacer para ser” y el ego al que se va a llegar es “hacer como resultado de Ser”. Simplemente se van a invertir las cosas, pero para que se puedan invertir, tienes que disolver el “ego” que era “hacer para ser”. Una gran diferencia para aquel que a través del quehacer quiere llegar a Ser. Tu quehacer no es capaz ni será nunca capaz de obtener la conciencia Divina que por sí misma Es y que al Único que le ha correspondido dártela es al Padre. Mereces, a través de la quietud, a través de la humildad, a través del reconocimiento de tu Deidad en ti, esa iluminación. Todo puede ser tan simple cuando el egoísmo en el hombre deja de existir. Todo es tan simple cuando amas a tu hermano, cuando no agredes a la naturaleza, cuando no posees, cuando no dependes, cuando conoces tu verdadero valor, tu dignidad de Ser, cuando no luchas por ser más que los demás. Porque nada existe en el Cosmos que tenga más valor que la existencia misma.Pero cuando has conformado ese nuevo “ego” definido con una dirección y un propósito, entonces si tienes todo el derecho; vamos a hablar así, con este tipo de lenguaje, “no me gusta esto porque no está dentro de lo que quiero para realizarme en este tiempo, en esta Era”

No, entonces ya te empiezas a sensibilizar físicamente. Ese es el trabajo de la disolución del ego que le decías “yo”, a través del fuego, a través de la energía, es como empiezas a elevar tu vibración, tu elevas tu vibración y eres más perceptible a lo que te rodea, tu campo áurico crece. Por eso es cuando dicen: me siento gigante, es que yo me siento enorme, pues si, tu campo creció, es la luz pura. El fuego…cuando se maneja el elemento fuego, es el poder más absoluto de la transmutación.

Todo cuanto hagas por ti, lo estarás haciendo por tu hermano, en la medida que tu crezcas, crece tu hermano, si tu trasciendes, estas ayudando a trascender a tu hermano, si tú te armonizas, estas ayudando a que tu hermano se armonice a lo armónico.
Publicar un comentario