sábado, 6 de febrero de 2010

QUÉ LUGAR OCUPAN EN NUESTRA VIDA



Las mascotas forman parte importante en la vida de una persona, pues constituyen desde que llegan a casa un espacio que con el tiempo se gana para ser parte de la familia. Ellos representan una alegría al llegar a casa.

Pero para algunas personas, como el caso de los perros de compañía son totalmente necesarios y fundamentales en su diario vivir. Estos son considerados como medicina preventiva pues ellos promueven salud y prolongan la vida.

Existen muchos estudios que han demostrado, que cuando los acariciamos la tensión arterial se reduce y producen efectos relajantes. Pues para los dueños representan una fuente de amor y compañía.

Entre la ayuda que proporciona el tener una mascota esta:

En los niños

Les hace aprender y ser responsables. Les hace ver los diferentes deberes que conlleva tener una mascota, su convivencia con ellos contribuye a que aprendan valores positivos como el respeto a la vida, la amistad, el amor y los animales. Estos animalitos también tienen el poder de hacer sentir al niño una sensación de ser querido y aceptado.

El sentimiento de soledad disminuye. El tener alguien que siempre espera en casa hace a las personas que se sientan seguras, confiadas y protegidas.

Su compañía reconforta. Muchas personas solteras conversan con su mascota y la resulta ser una charla cómoda y satisfactoria, por la simple razón de que ellos no tienen prejuicios.

Dan buen humor. Las mascotas siempre están de buen humor, corriendo, saltando y poniendo alegría.

Nos hacen hacer ejercicio. Ellos necesitan salir a correr y caminar, por lo que todos los días nos hacen salir a dar una vuelta por los alrededores y a su vez nos ejercitamos.

Sube la autoestima. Las atenciones que demandan reducen el tiempo de inacción, hacen que la persona sea útil y generan una estrecha relación entre la persona y el animal.

Favorecen en la recuperación. Aquellas personas que poseen mascotas se reponen más rápido, que aquellas que no las poseen. También su apoyó a personas discapacitadas, en particular los perros, son en algunos casos los ojos de la persona, los oídos y las piernas de las que padecen otro tipo de impedimento físico.
Liberan estrés. Estudios que se han llevado a cabo sobre personas que poseen mascotas y y las que no, muestran que quienes poseen una en casa tienen estado de ánimo más alto y periodos menores de depresión, en comparación con los que no tienen.

Los cuidados y el amar a un animal nos hace vivir mejor y ver la vida como más positivismo.

Fuente: Rubi Micheo G.
Publicar un comentario