lunes, 8 de marzo de 2010

EL FUEGO DE LA BRUJA


EN RIESS (ALEMANIA) VIVÍA UNA VIUDA CON SU HIJO, EL CUAL ERA CARRETERO Y CON SU TRABAJO PROPORCIONABA EL SUSTENTO A SU ANCIANA MADRE. UN DÍA SUCEDIÓ QUE EL SEÑOR DE HOHENSTEIN APRESÓ AL CARRETERO Y PIDIÓ POR ÉL UN RESCATE QUE HABÍA DE SATISFACER LA MADRE. CON GRANDES SACRIFICIOS, LA VIUDA PUDO PAGAR LO QUE EXIGÍAN.
ESTO SE REPITIÓ OTRA VEZ. DE NUEVO EL CARRETERO FUE HECHO PRESO POR LOS SOLDADOS DEL SEÑOR DE HOHENSTEIN, Y HUBO DE PAGAR SU MADRE UN CRECIDO RESCATE POR LA LIBERTAD DEL HIJO.
Y ASÍ SE ARRUINÓ COMPLETAMENTE. DE MODO QUE CUANDO POR TERCERA VEZ EL CARRETERO FUE SORPRENDIDO EN EL BOSQUE Y CONDUCIDO AL CASTILLO DEL SEÑOR, LA VIUDA NO TENÍA YA NI UNA MONEDA CON QUE PAGAR EL RESCATE.
FUE AL CASTILLO, SE ARROJÓ A LOS PIES DEL SEÑOR, Y LE SUPLICÓ DIESE LIBERTAD A SU HIJO:
-SOY MUY ANCIANA Y NO ME PUEDO VALER. SÓLO ME SUSTENTO DEL MÍSERO JORNAL QUE GANA MI HIJO DESPUÉS DE TRABAJAR DURAMENTE.
PERO EL SEÑOR LE CONTESTÓ CON GRANDES CARCAJADAS:
-NO PIENSES QUE VOY A DEJAR ESCAPAR TAN BUENA PRESA. LO MISMO QUE PUDISTE PAGAR ANTES, LO PODRÁS HACER AHORA.
DIO ORDEN DE QUE LA ARROJASEN FUERA. PERO ELLA, MIRÁNDOLE CON OJOS DE FUEGO, LE DIJO:
-ME HABÉIS CONVERTIDO EN UNA MENDIGA Y QUERÉIS QUE MI HIJO SE CONSUMA EN UNA TORRE. PERO OS JURO QUE ANTES DE ELLO OS CONSUMIRÉIS VOS POR EL FUEGO.
MAS EL SEÑOR, RIENDO A GRANDES CARCAJADAS, ORDENÓ DE NUEVO A SUS SOLDADOS QUE LA ARROJASEN DEL CASTILLO SIN MÁS CONTEMPLACIONES.
ESTA MUJER ERA BRUJA, AUNQUE NUNCA HABÍA EJERCIDO SUS ARTES. MAS CUANDO LLEGÓ A SU CASA RECORDÓ TODO LO QUE SABÍA. HIZO UNA ESTATUILLA DE CERA, QUE REPRODUCÍA TOSCAMENTE LA IMAGEN DEL CABALLERO Y LA METIÓ EN EL FUEGO. LA ESTATUILLA SE FUE DERRITIENDO LENTAMENTE. A LA MISMA HORA, EL SEÑOR DE HOHENSTEIN ESTABA EN UNA ALEGRE BACANAL, PERO DE PRONTO EMPEZÓ A DAR GRANDES ALARIDOS GRITANDO:
-¡QUE ME QUEMO! ¡QUE ME QUEMO! ¡NO PUEDO MÁS!
LOS ASISTENTES ESTABAN ATÓNITOS, MAS ÉL SEGUÍA GRITANDO:
-¡QUE ME QUEMA LA BRUJA! ¡PREPARAD MI CABALLO!
Y ENTRE GRANDES QUEJAS, SE DIRIGIÓ AL CONVENTO DE COMBURG, DONDE PIDIÓ CONFESIÓN, EXPIRANDO A LA MAÑANA SIGUIENTE, CONSUMIDO POR EL TERRIBLE FUEGO INTERIOR. FUE ENTERRADO EN COMBURG, EN EL CLAUSTRO DE LA SALA CAPITULAR. SE DICE QUE FUE EL ÚLTIMO SEÑOR DE HOHENSTEIN, Y SI NO HAY CONFUSIÓN CON OTRO DE IDÉNTICO NOMBRE QUE VIVÍA EN EL HAZ HA DE SER EL MISMO CUYO SEPULCRO SE PARECE MUCHO AL DE GOETZ VON BERLINCHINGEN.
Publicar un comentario