sábado, 13 de marzo de 2010

EL MILAGRO DE MARÍA POBLETE



LLAMÁBASE LA BENDITA SRA. Dª MARÍA DE POBLETE, MUJER DE JUAN RIBERA; Y SUCEDIÓ QUE CIERTA OCASIÓN EN QUE SE HALLABA ENFERMO SU ESPOSO, DESESPERADA SIN DUDA DE MUNDANOS REMEDIOS Y DE ACUDIR A FÍSICOS BORLADOS, RESOLVIÓ ECHAR EN UN JARRO CON AGUA LOS POLVOS DE UNOS PANECITOS DE SANTA TERESA, QUE HACÍAN LAS MONJAS DE REGINA PARA LA CURACIÓN DE LOS ENFERMOS.
NO FALTÓ, SIN EMBARGO, UN CURIOSO QUE AL VER CONFECCIONAR EL REMEDIO, A HURTADILLAS ACUDIESE A REVOLVER CON UNA CUCHARA EL MENJURJE; MAS ¡CUÁL FUE SU ADMIRACIÓN AL ENCONTRARSE EN VEZ DE LOS POLVOS, UN PANECITO ENTERO CON LA VERA EFIGIE DE LA SANTA DOCTORA!
QUISO REPETIR LA EXPERIENCIA Y SUPLICÓ A Dª MARÍA DE POBLETE QUE ASÍ LO HICIERA, Y DE NUEVO LOS POLVOS SE TORNARON EN SÓLIDO PANECITO CON LA MISMÍSIMA IMAGEN, CON LA CIRCUNSTANCIA NOTABLE DE QUE HABÍA HECHO MUDAR EL AGUA Y PULVERIZAR DISTINTO PANECILLO.
EL SUCESO SE DIVULGÓ, Y A CONTEMPLAR LA MARAVILLA "ACUDÍAN RELIGIOSOS, PREBENDADOS, SEÑORES VIRREYES, GRANDES Y CHICOS, Y PARA TODOS DABA DIOS, POR INTERCESIÓN DE LA SANTA, Y MANO DE AQUELLA SEÑORA, PANECITOS MILAGROSOS CON ABUNDANCIA, TANTOS, QUE POR MILLARES SE CONTABAN".
EN EL AÑO DE 1653, FUERON A CASA DE DICHA SEÑORA, EL M. R. P. FR. BUENAVENTURA DE SALINAS, COMISARIO GENERAL, MUCHOS RELIGIOSOS, É ÍTEM MÁS DOS ESCRIBANOS QUE REGISTRARON EL JARRO, "DIERON FE DEL AGUA QUE SE ECHABA" Y DEL PANECILLO EN POLVO. CUBIERTO AQUÉL CON PAPEL, LO SELLARON CON OBLEA, Y A LA MEDIA HORA LO DESTAPARON, Y SE ENCONTRARON CON QUE NO SÓLO APARECÍA EL PANECITO, SINO QUE EN LUGAR DEL JESÚS QUE SIEMPRE SACABA EN LA CABEZA LA SANTA, SE VEÍAN LAS CINCO LLAGAS DEL SERÁFICO PADRE SAN FRANCISCO, POR SER ESE DÍA 17 DE SEPTIEMBRE. CUENTA EL CRONISTA, QUE TESTIMONIO DE ESTO SE ENVIÓ A LIMA, JUNTO CON UN PANECITO QUE ALLÍ SE VENERA, Y QUE OTROS ENVIÓ TAMBIÉN A ESPAÑA EL ILUSTRÍSIMO SR. D. JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA.
LOS INCRÉDULOS, EMPERO, ESTABAN ERRE QUE ERRE. NO SE CONVENCÍAN NI VIENDO OBRAR EL PRODIGIO ANTE SUS CIEGOS OJOS. EXAMINABAN EL JARRO, POLVOS Y AGUA; RUBRICABAN UNAS VECES EL PAN ANTES DE MOLIDO, LO ILUMINABAN OTRAS CON ORO Y COLORES, Y EL CASO SE REPETÍA. EN LA FECHA EN QUE EL CALENDARIO CELEBRA A LAS ONCE MIL VÍRGENES, EN LUGAR DE UNO RESULTARON ONCE PANECITOS; "Y UNA VEZ, AÑADE BETANCOURT, UN RELIGIOSO DEL CARMEN TRUXO UNO DE LOS PANECITOS MILAGROSOS EN TRES PEDAZOS DIVIDIDO, Y DÁNDOSELO A LA SEÑORA PARA QUE LO ECHASE EN EL JARRO, LLEVÁNDOLO AL ORATORIO AL QUERER HECHARLO SÚBITAMENTE SE HALLÓ EN LAS MANOS DE LA DEVOTA SEÑORA REINTEGRADO, MARAVILLA QUE ADMIRAMOS LOS QUE LO VIMOS, Y OBLIGÓ A QUE LE BESÁSEMOS (AUNQUE LO REPUGNABA) LAS MANOS".
MÉXICO CELEBRÓ LA DECLARACIÓN DEL MILAGRO CON REPIQUES Y MISAS. LOS SERMONES FUERON PREDICADOS SUCESIVAMENTE EN LA CATEDRAL, EL CARMEN Y SANTA TERESA, POR EL DR. SARIÑANA, D. DIEGO DE MALPARIDA Y EL R. P. NÚÑEZ.
APENAS CONCLUIDAS LAS CEREMONIAS, LA MARAVILLA LLEGÓ A SU COLMO. YA NO ERAN NECESARIOS LOS POLVOS PARA PRODUCIR LOS PANES, PUES ÉSTOS SE FORMABAN POR INTERVENCIÓN DESCONOCIDA, Y AQUELLOS QUEDABAN COMO RESIDUO. HUBO AÚN MÁS: AL JARRO PRIMITIVO, POR ESTAR DETERIORADO, SE LE CUBRIÓ CON PLATA, Y SE HIZO USO DE OTROS DOS O TRES NUEVOS; MAS ¡OH PRODIGIO! SI EL PRIMERO, QUE FUE LLAMADO LA CAPITANA, NO PRODUCÍA PANECITOS, NO LOS DABAN TAMPOCO LOS ÚLTIMOS!
ASÍ TRANSCURRIERON CUARENTA AÑOS, HASTA QUE EL DE 1687, FALLECIÓ LA SANTA SEÑORA Y FUE SEPULTADA EN LA CAPILLA DE SAN FELIPE DE JESÚS DE LA CATEDRAL, "CON ESPERANZAS FIRMES DE QUE GOZA SU ALMA DE GLORIA".
Publicar un comentario