martes, 13 de abril de 2010

"MI GATO DESTRUYE LOS MUEBLES"



Afilar las uñas es una costumbre felina, natural en todas las mascotas. Es algo inevitable, pero justamente la cuestión es que sus hábitos no arruinen toda la casa.

Para ello, es muy importante que el gato tenga un local propio donde afilar sus uñas: en las tiendas para mascotas puedes adquirir juguetes y accesorios propios para este fin. Con texturas muy agradables para el gato, son buenas alternativas porque evitan que el animal arañe los muebles.

En los comercios también podrás encontrar sprays “repelentes”, productos para rociar donde no quieres que el gato se acerque, y que no le hacen ningún daño. Otra alternativa para evitar los inconvenientes de este hábito del gato es cortar sus uñas; si no te animas a hacerlo busca una persona capacitada para hacerlo.
Publicar un comentario