viernes, 11 de marzo de 2011

A LOS RATONES LES GUSTA CANTAR

Al parecer los ratones no sólo aman el queso. Según un apasionante estudio científico, también les interesa el canto.


Los científicos han descubierto que los ratones tienen un innato amor por el canto. Cuando un macho se encuentra con una pareja potencial lanza una osada serie de chiflidos, chasquidos y chillidos. Aunque las melodías no son audibles para los humanos estas canciones de amor son las que definen a quién se entregará la hembra.

Ya se sabía que los ratones emiten ultrasonidos. En 2005, además, se descubrió que las canciones eran organizadas y repetían patrones parecidos a los de los pájaros o las ballenas. La preocupación de los científicos, entonces, era averiguar si esas complejas rutinas de vocalización eran innatas o si los ratoncitos las aprendían de sus padres. En un mundo perfecto como éste ¿a qué más se puede dedicar un científico?

El doctor japonés Takefumi Kikusui encontró la forma de revelar el misterio: mezcló dos familias de roedores y los más jóvenes cantaban las canciones de sus padres biológicos y no la de sus padres adoptivos.

Ahora que develó el misterio, Takefumi puede conseguirse un trabajo en serio.

Publicar un comentario