sábado, 14 de mayo de 2011

LA LEYENDA DEL PERRO Y EL HOMBRE

Cuenta la leyenda que una vez el Señor dijo a los animales y a los hombres (que vivían todos juntos) que había llegado la hora de separarse y que se abriría una grieta en el suelo y que cada uno -hombres y animales- debían unirse cada cual con su especie.

Comenzó a formarse la grieta en el piso y cada animal salto hacia donde estaban sus pares. En el último momento cuando ya casi no se podía cruzar la grieta el perro decidió que su lugar era junto al hombre y arriesgando su vida salto hacia el otro lado eligiendo vivir junto al hombre para siempre y dejar de ser un animal salvaje y libre.

Desde entonces, por los tiempos de los tiempos, el perro ha estado junto al hombre siempre. Su amistad incondicional a prueba de fuego, hambre y frío es una prueba de su fidelidad. El mejor amigo del hombre es capaz de morir de tristeza cuando tú ya no está junto a él. Llamarlo nuestro sirviente, es una ofensa imperdonable de parte de ególatras soberbios que se creen superiores a todos y a todo.

La compañía del perro junto al hombre es tan vieja como el hombre mismo sobre la tierra, así lo demuestran pinturas rupestres en cavernas donde compartían el hambre, el calor, el frío y los peligros de cada época y lugar. Es quizás por esta amistad añeja como el tiempo, que usted podrá ver un perro en los barcos junto al amigo, o en un avión cuando tienen terror a las alturas y al agua, o en el campo ayudándoles con el ganado o los bovinos, o cazando y arriesgando su vida en pos del jabalí enfurecido con dientes como dagas y la potencia de 100 kg luchando por su vida contra un can que no pasa de los 50 kg.

Es quizás por eso que tú lo verás envejecer junto a ti, su viejo y querido amigo de siempre…”el hombre”.
Publicar un comentario