viernes, 4 de mayo de 2012

MÁQUINA EXPENDEDORA DE GASEOSAS FUNCIONA A ABRAZOS


Amor con latas se paga...


"Abrázame", reza un enorme cartel impreso en una máquina expendedora de gaseosas en el campus de la Universidad Nacional de Singapur. Y no es sólo una linda y amable decoración, sino que es la instrucción para conseguir una latita de la máquina.

"La felicidad es contagiosa", explica Leonardo O'Grady, director de Coca-Cola, e impulsor de la medida. "La máquina de abrazos, como la llamamos, es una idea simple para expandir felicidad en ambientes que pueden ser tensos o estrictos como un campus universitario".

El concepto, diseñado por una agencia de publicidad, es sencillo. Uno abraza a la máquina, y por la presión ejercida, la expendedora le da una gaseosa gratis. "La reacción de los estudiantes es asombrosa", dicen los directivos, quienes ya están pensando en expandir la acción a otros mercados fuera de Asia. Todo sea por llevarle felicidad a la gente. Y gaseosas, por supuesto.



Publicar un comentario