martes, 28 de enero de 2014

LEYENDAS DE LA COSTA


Los hombres, al igual que el resto de la creación conocida, tienen mucho que ver con el agua. Nacemos dentro de un líquido amniótico. De él recibimos la vida. Al nacer nos proveemos de un cuerpo biológico que es en su 85% agua. Y mientras estamos vivos nos hallamos rodeados por doquier del mismo líquido, en todas sus posibilidades y formas. No es de extrañar que la luna, capaz de provocar mareas, pueda influir en nuestro carácter y ánimo. Que la presencia del mar nos motive sentimientos profundos en nuestro inconsciente (positivos o negativos) es sabido el poder relajante del rumor de las olas. Los científicos han investigado intensamente el porqué el hombre está tan relacionado al agua y en su versión física y geológica (océanos, mares, ríos, etc.) Han encontrado la base para sus estudios. Muchos de estas investigaciones se basan en creer que el punto de partida para la evolución del planeta provino, precisamente, del mar. Hablamos de un mar primigenio y misterioso. Los filósofos clásicos de Grecia al material original le llamaban arjé. Y entre ellos Anaxágoras, sin poseer los conocimientos de la ciencia y tecnología actual, ya se atrevió a ver el agua como punto de partida para explicar este mundo. No era de extrañar que lo hiciera. La historia ha demostrado que los griegos eran grandes comerciantes y excelentes marinos. En sus largos viajes tenían tiempo suficiente para observar, entre calmas y tempestades, los mares. Y durante las noches bajo el reino de la oscuridad crear los misterios y los terrores que heredaríamos las demás culturas en forma de mitos.
  miedo, eso es lo que nos invocan esas inconmensurables masas de agua. Más allá de su superficie, donde aparece y desaparecen los astros, el horizonte nos recuerda lo desconocido. Por debajo de su azul ondulante y espumoso todo un enigmático mundo. Cuanto mayor es la profundidad y la luz solar más escasa, más terrores ocultos pueden desarrollarse, en forma de mundos subterráneos o animales indescriptibles y peligrosos.
  las leyendas del mar profundo nacieron con los primeros hombres capaces de elucubrar ideas (Anaximandro formuló sus orígenes de las especies hacia el siglo vi a. C.) Era un posible refugio para los que huían de tierra (piratas y bucaneros, que en sus naufragios provocaban mitos como los del buque fantasma o el pirata negro) el camino a recorrer para llegar a nuevos lugares de conquista (la Iliada y odisea de Homero, por ejemplo relata historias vividas en el mar) ese foco de descubrimiento continuo (islas desconocidas perdidas en los mapas que podían ser el hogar de culturas aborígenes, locos científicos o animales extraños) una despensa gigantesca donde saciar el hambre en tiempos de carencia terrestre (muchos pueblos pesqueros nacieron así, porque debían adaptarse a otra fórmula no agrícola para su subsistencia. Teniendo que aprender que los riesgos de una vida en el mar es mayor que en tierra firme. Debiendo de adaptarse a las reacciones de un líquido voluble e impredecible) pero... También podía ser el lugar de cobijo de las bestias inmundas y voraces huidas cuando los grandes cataclismos terrestres(leyendas de monstruos marinos de gigantescas proporciones: pulpos, serpientes, calamares, etc.) Zona de experimentación genética natural (ese primer enlace orgánico capaz de generar vida una vez surgido podría seguir reintentando diferentes versiones biológicas, cuyo punto común sería el mar. Saurios y homínido eran un ejemplo, pero podría haber más) la naturaleza jamás habría dejado de seguir creando vida. Probando nuevos orígenes y diversas evoluciones. Mutaciones o creaciones azarosas tendrían cabida en los océanos (seres fantásticos tan variables como la imaginación nos permita recrearlos: sirenas, hombres-pulpo, fantasmagorías, etc..
  si nos paramos a revisas la historia de los mitos y leyendas atribuidos al profundo mar encontraríamos un surtido tan extenso que sería difícil de catalogar, bajo otra cosa que no sea imaginación. La literatura de los marinos es dentro del género de lo fantástico la más creativa y fecunda. Cualquier sombra desconocida sobre las aguas. Una nube extrayendo agua del mar. Una  neblina, un remolino, una tormenta. La descarga de un trueno. Todo era un escenario perfecto para desarrollar historias sobre lo que más miedo dio siempre al hombre: el más allá. Seres desconocidos. Naturaleza inteligente.
  y no todo era mera fantasía mucho de los mitos se cimentaron con los hallazgos de seres que se creían inexistentes como el celacanto (un pez-saurio que se pensaba extinto) o los peces que viven en las profundidades marinas, en los fosos tectónicos donde la ausencia de luz, las frías temperaturas o la escasez de alimento ha creado un mundo habitado por seres eléctricos, asesinos, gigantescos, luminosos, venenosos, veloces o metamórficos.
  pero si el alta mar tiene sus historias, las costas y su geografía, ciertamente no necesitan envidias. Los recortes rocosos, entrantes marinos, deltas, etc. Son un mapa de misterios aún por conquistar en su plenitud. Y los recovecos oscuros de cuevas costeras siguen haciendo vivir miles de aventuras a nuestros actuales espeleólogos.
  los litorales de nuestros países están plagados de  relatos. Toda una gama de leyendas clasificables según los temas que contienen y el lugar dónde se desarrollan.
Nuestras playas
    el mar por mito es el gran engullidor. En las catástrofes naturales cuando las grandes masas marinas salen arrojadas sobre tierra firme sin control alguno y con total poder destructor, engullen todo cuanto a su paso descubren. Cuando el agua más amansada vuelve en parte al mar lleva consigo restos de pueblos. A veces no sólo se llevan sino que también dejan algo: eso debió ocurrir cuando en 1763 en un pueblo de california tras una cruenta tormenta, unas enormes olas asolaron parte de la playa y las casas más cercanas a ésta. Después, cuando los supervivientes fueron a encontrarse con lo poco que había quedado descubrieron para su sorpresa sobre las casas derruidas cuerpos difuntos de enormes ballenas... Regalo del mar. Ese lugar se conoce como cementerio de ballenas. La leyenda hizo el resto.
   cosas extrañas que puedan venir del profundo mar preocupan a los turistas playeros: esa aleta de tiburón que puede aparecer de improvisto y cuyo dueño puede engullirte. Una leyenda explotada a nivel literario y cinematográfico y que a veces se ha convertido en una realidad. Los tiburones que habitan en tierras cálidas y tropicales no son típicos de nuestras costas. Pero se cuentan que siguiendo el rastro de los despojos de los pesqueros pueden haber recorrido grandes distancias y en alguna ocasión atreverse a visitarnos. Hace unos ocho años un bañista de una playa valenciana sufrió el ataque de una de estas voraces bestias de mar, que atacó una de sus piernas. Pero si estos pueden seguir a los barcos de forma esporádica hay personajes marinos que lo hacen con asiduidad, nos referimos a los delfines. A ellos se les atribuyen mitos de salvamentos de náufragos marinos. Conocido es el caso de arthur miclans, el niño de 13 años que llegó a nueva york a lomos de un delfín donde fue rescatado con vida tras caer por la borda de un barco de emigrantes. Situación que en la actualidad parece haberse repetido en la figura del niño "balsero" elián gonzález. Después de naufragar y perderse los adultos, el niño asegura haber sido rescatado por unas fuerzas que le empujaban hacia la superficie y le pareció ver delfines. Los delfines, mamíferos inteligentes capaces de comunicarse  mediante infrasonido, muestran, además, unos cantos que en antaño pudieron haber confundido a los marinos y sus cuerpos siluetas nadadoras podrían ser la causa de las leyendas de sirenas y tritones. Los tritones serían una civilización perdida en los fondos marinos. De apariencia humana y branquias para poder sobrevivir en el agua serían los supervivientes de aquellas míticas civilizaciones como la atlante que presumiblemente fueron engullidas por el mar.
  pero los turistas y bañistas que remojan sus pies en los mares tienen más mitos con los que contar: cuerpos de náufragos descompuestos e hinchados que el oleaje trae de vuelta a tierra firme y puede dar un susto tremendo al desafortunado descubridor (un mito que anualmente cuenta con 43% de posibilidades de hacerse cierto) otra leyenda inoportuna es la de los mutantes por culpa de los desastres humanos. Peces supervivientes de las mareas negras que para adaptarse y sobrevivir han desarrollado un metabolismo capaz de captar el oxígeno por la piel y que han cambiado su  habitual alimentación por una más carnívora y de rapiña (no hay pruebas científicas concluyentes).
  leyendas de origen posible dan miedo a los que nos acercamos a las orillas de nuestros continentes... Algas venenosas, medusas, etc...

Costas que tienen fantasmas dentro y fuera del mar
 fantasmas de mar vistos desde la costa. Espectros visibles algunas noches cerradas o con neblina. Figuras luminosas deslizándose sobre la superficie o en los recógnitos lugares rocosos de las calas. Desde barcos se han observado a veces sombras luminiscentes que bajo el agua nadan ofreciendo una silueta humana. Seres que salen del mar y se transforman en la playa en humanos para luego perderse entre las poblaciones cercanas.
  fantasmas de playa vistos desde el mar. Casas/faros espectrales visibles desde el mar y que tras guiar con sus luces a los barcos; se descubre que no están habitados o no existen dichas construcciones. Hay quienes afirman que una vez cada cien años en unas circunstancias especiales los presentes pueden ver el famoso coloso de rodas, donde se supone estuvo ubicado. Caminos fantasmas, islas inexistentes, espejismos marinos inexorables que abundan en un nutrido grupo de leyendas sobre el mar. Era un suceso muy típico en las largas travesías marítimas, y nada de extrañar pues eran alucinaciones producidas entre fiebres y escorbuto, o ¿tal vez no?. San borondón entra dentro de este género de isla fantasma y sería la octava isla canaria.
  luces de costa. A veces podrían relacionarse con ella hechos de índole paracientífica. Es el caso de los supuestos fantasmas de suicidas de acantilados, localizados en casi todos los pueblos de habla anglosajona. Amores imposibles, viudas de marinos, asesinos con conciencia de culpabilidad, serían el pie de estos relatos fantasmales. Cómo pueden ser protagonistas de fenomenología ovni. Gran parte de la actual ufología encuentra vinculación con el mar. Se dice que en las costas de algunos países como costa rica, puerto rico, argentina o por ejemplo en canarias habrían bases secretas y las luces que se ven son maniobras secretas arropadas por la noche. También se habla de los osnis. Objetos submarinos de origen desconocido. Luces de distintos colores, a veces en forma de esfera o burbuja que salen del mar y después de deslizarse sobre la superficie terminan ascendiendo hacia el espacio donde desaparecen. Las costas canarias están plagadas de estas historias.
  cuevas costeras. Inicio de viajes a ninguna parte: historias de personas que tras adentrase en ellas terminan en cualquier punto distinto de la tierra. Viajes al centro de la tierra, un mundo habitado por otras civilizaciones ocultas. Mares y océanos subterráneos. Un astro interno. Miles de creaciones entorno a este mito existencial de nuestro planeta. Puertas dimensiónales. Viajar a otro tiempo o planetas distantes es algo que ofrece el folclore mitológico de nuestras costas. Basta encontrar la cueva adecuada, la playa más escondida para escuchar una de estas narraciones.
Leyendas con nombre propio
  en la isla de izaro, frente a bermeo (vizcaya), se cuenta la leyenda de un joven monje que vivía en una comunidad de frailes en aquel lugar. Dicho religioso se enamoró de una muchacha que residía en un caserío enclavado junto a la costa. El joven cruzaba a nado el trozo de mar que separaba la isla de la costa todas las noches para reunirse con su amada. El fraile se guiaba por una luz que su enamorada colgaba en una de las ventanas de su casa. Pero una de las noches, un familiar se percató del encuentro furtivo y decidió cambiar de lugar la luz. El monje confiado se dirigió hacia la luz, pero ésta brillaba fuertemente entre rocas y oleaje. Su cuerpo fue a dar contra los rompientes y el enamorado murió. La leyenda cuenta que el cuerpo fue hallado destrozado y devorado por las aves marinas. Pero esta historia parece proceder de la mitología griega.

  hero, sacerdotisa de afrodita y leandro, un joven de abitos. En medio de su amor se encontraba el mar. Cada noche hero encendía una antorcha en una torre costera y leandro nadaba hacia ella. Hasta que una noche, una ráfaga de viento hizo apagarse la luz y leandro quedó desorientado a merced de las aguas, muriendo ahogado. Hero no soportó la muerte de su amado y se suicidó arrojándose al mar.
Publicar un comentario