martes, 1 de noviembre de 2016

LEYENDA SOBRE EL ORIGEN DEL JAPÓN Y DE SU DINASTÍA IMPERIAL

HACE MILES Y MILES DE AÑOS NO SE DISTINGUÍAN LA TIERRA Y EL CIELO. TODO ERA UN CAOS. SÓLO LOS DIOSES PODÍAN VIVIR; DE ÉSTOS, TODAVÍA HOY SE RECUERDAN LOS NOMBRES DE IZANAGUI Y SU ESPOSA IZANAMI. CONOCIERON EL AMOR OBSERVANDO A UNA PAREJA DE PÁJAROS, Y EN ESTA ACTITUD CONTEMPLATIVA ESTÁN REPRESENTADOS EN LA MAYORÍA DE LAS FAMOSAS LACAS JAPONESAS. UN DÍA DECIDIERON SEPARA LA TIERRA DEL CIELO; BAJARON POR EL PUENTE CELESTE Y POCO DESPUÉS HACÍAN LA SEPARACIÓN. MÁS TARDE, IZANAGUI TOMÓ SU LANZA Y LA SUMERGIÓ VIOLENTAMENTE EN EL MAR; BROTARON INNUMERABLES GOTAS QUE SE EXTENDIERON POR TODA LA COSTA, Y AL INSTANTE SURGIERON DE ELLAS LAS TRESCIENTAS OCHENTA Y SIETE ISLAS QUE FORMAN EL JAPÓN.
LA DIVINA PAREJA TUVO VARIOS HIJOS. CUANDO IZANAMI DIÓ A LUZ AL DIOS DEL FUEGO, MURIÓ. SU ESPOSO, INCONSOLABLE, ENTRÓ EN EL REINO DE LOS MUERTOS PARA BUSCARLA; POR FIN LA ENCONTRÓ, Y LA ABRAZÓ TAN FUERTEMENTE, QUE LA DESHIZO. IZANAMI SE TRANSFORMÓ EN UN MONTÓN DE CARNE PUTREFACTA Y SE DESPARRAMÓ POR EL SUELO. IZANAGUI SE LAVÓ EN UN LAGO, PARA PURIFICARSE, Y POCO DESPUÉS SE RETIRÓ PARA SIEMPRE A UNA ISLA SOLITARIA.
Y SUCEDIÓ QUE CIERTO DÍA QUISO EL SOL CREAR UN PUEBLO QUE FUERA SUPERIOR A TODOS LOS DEMÁS, PARA QUE HABTARA AQUELLAS HERMOSAS ISLAS, Y TOMANDO UN HAZ DE SUS PROPIOS RAYOS, FORMÓ UNA ENCANTADORA MUJER, A LA QUE LLAMÓ AMATERASU, QUE QUIERE DECIR DIOSA DE LA LUZ. CUANDO LA HUBO CREADO, LE DIÓ EL PODER DE SER DIOSA Y MADRE DEL NUEVO PUEBLO.
PARA QUE NO SE ENCONTRARA SOLA, BAJÓ CON ELLA DEL CIELO UN BRILLANTE CORTEJO DE DIOSES, DE LOS QUE ÚNICAMENTE SE RECUERDAN LOS NOMBRES DE AME-NO-UZUME, DIOSA DE LA ALEGRÍA, Y AME-NO-MOTO, O SUSANOO, DIOS DE LA FUERZA.
FUÉ PASANDO EL TIEMPO; EN AQUELLAS ISLAS TODO ERA ALEGRÍA Y BIENESTAR, Y UN GRAN PUEBLO LAS IBA LLENANDO POCO A POCO. SERVÍAN CON GRAN FIDELIDAD A LA DIVINA AMATERASU, Y CUANDO LLEGABA LA MAÑANA DE CADA DÍA ADORABAN CON HUMILDAD AL SOL NACIENTE.
PERO AQUELLA FELICIDAD INCOMPARABLE IBA A SER TURBADA POR EL CARÁCTER VIOLENTO Y REBELDE DE ONO-MIKOTO, UNO DE LOS PRÍNCIPES DE LA CORTE DE AMATERASU, Y TAMBIÉN DE ORIGEN DIVINO. PARA ENOJAR A LA DIOSA, DECIDIÓ MATAR CIERTO CERVATILLO POR EL QUE AMATERASU SENTÍA GRAN CARIÑO. CUANDO LO HUBO HECHO, ENTRÓ EN EL SALÓN DONDE ESTABA LA REINA Y LO ARROJÓ CONTRA EL BASTIDOR EN EL QUE LA DIOSA BORDABA; CON TANTA FUERZA, QUE ROMPIÓ SU LABOR Y FUÉ A CAER SOBRE SUS PIES. AMATERASU SE QUEDÓ ASOMBRADA; UN PROFUNDO DOLOR EMBARGÓ SU ÁNIMO Y POR VEZ PRIMERA LÁGRIMAS AMARGAS ASOMARON A SUS NEGROS OJOS Y BAÑARON SUS MEJILLAS DE ROSA. TANTA PENA LE PRODUJO, QUE PENSÓ HUIR DEL PALACIO Y OCULTARSE DE LA VISTA DE LOS MORTALES, PUESTO QUE AL CONOCER EL DOLOR EL MUNDO Y LA VIDA MISMA LE PARECÍAN DESPRECIABLES.
Y ASÍ LO HIZO. UNA NOCHE, CUANDO TODOS DORMÍAN EN SU PALACIO, SE FUÉ HACIA EL MONTE. SOLA, COMO UNA SOMBRA MÁS ENTRE LAS INFINITAS DE LA NOCHE, ANDUVO LARGO TIEMPO, HASTA QUE LLEGÓ A UNA PROFUNDA GRUTA. ENTRÓ EN ELLA, Y PARA QUE NADIE FUERA A BUSCARLA, TAPÓ SU ENTRADA CON UNA ENORME ROCA.
ASÍ TRANSCURRIÓ MUCHO TIEMPO. AQUELLAS ISLAS, AL NO ESTAR ILUMINADAS POR LA LUZ DE AMATERASU, QUEDARON SUMIDAS EN NEGRAS TINIEBLAS. TAMBIÉN DESAPARECIÓ LA LUZ DE LAS ALMAS DE SUS HABITANTES; TODOS ESTABAN TRISTES Y NO SABÍN QUÉ HACER. ENTONCES LOS DIOSES DECIDIERON TRAER JUNTO A ELLOS A LA DIOSA.
PARA ESTA EMPRESA TENÍAN QUE VALERSE DE TODO SU INGENIO, PORQUE YA SABÍAN QUE SU REINA ERA FIRME EN TODAS LAS DECISIONES QUE TOMABA. ASÍ, PUES, ORGANIZARON UN BRILLANTE CORTEJO; LOS MEJORES MÚSICOS, CREADORES DE LAS MÁS DULCES MELODÍAS, FORMABAN PARTE DE ÉL. ANDUVIERON LARGO RATO POR EL BOSQUE, HASTA QUE POR FIN LLEGARON ANTE LA GRUTA DONDE SE ENCONTRABA AMATERASU. UNA VEZ ALLÍ, FORMARON TODOS UN GRAN CÍRCULO. LOS MÚSICOS EMPEZARON A TOCAR. LOS TRINOS DE LOS PÁJAROS SE FUNDÍAN CON LAS CANCIONES; PARECÍA QUE EL BOSQUE ESTUVIERA ENCANTADO. APENAS HABÍA EMPEZADO A OÍRSE LA MÚSICA, UNO DE LOS DIOSES DIJO A LA DIOSA AME-NO-UZUME QUE SALIERA A BAILAR, Y ASÍ LO HIZO. MÁS HERMOSA QUE NUNCA, VESTIDA CON DESLUMBRADORAS TÚNICAS, COMENZÓ A DANZAR AL SON DE LA MÚSICA. SUS MANOS DIBUJABAN EN EL AIRE EXTRAÑAS FIGURAS Y SU CUERPO SE MOVÍA CON MÁGICO ENCANTO. LOS DIOSES Y TODOS LOS QUE INTEGRABAN EL CORTEJO, ADMIRADOS DE TANTA BELLEZA, NO CESABAN DE ALABAR LA HERMOSURA DE AME-NO-UZUME Y SU MAESTRÍA EN LA DANZA.
ENTONCE AMATERASU, EXTRAÑADA DE OÍR AQUELLA MÚSICA, SIN SABER DE DÓNDE VENÍA Y, SOBRE TODO, LOS ELOGIOS TRIBUTADOS A LA BELLA DANZARINA, SINTIÓ DESEOS DE VER A QUÉ ERA DEBIDO TODO AQUELLO. POCO A POCO, FUÉ ACERCÁNDOSE A LA ENTRADA DE LA GRUTA, Y PARA CONTEMPLAR MEJOR LO QUE SUCEDÍA ANTE ELLA, CORRIÓ UN POCO LA PESADA ROCA QUE TAPABA LA ENTRADA DE SU RETIRO. EN AQUEL INSTANTE, UNO DE LOS DIOSES QUE ESPERABA ANTE LA GRUTA TAL MOMENTO, SE COGIÓ CON FUERZA A LA ROCA Y LA RETIRÓ A UN LADO, DEJANDO LIBRE LA ENTRADA. AMATERASU SE QUEDÓ MARAVILLADA ANTE EL ESPECTÁCULO QUE TENÍA ANTE SUS OJOS. ALGO, SIN EMBARGO, LE MOLESTABA. NO PODÍA SUFRIR QUE LOS DIOSES ADMIRARAN TANTO LA BELLEZA DE AME-NO-UZUME. Y ÉSTOS, PARA QUE NO SE DISGUSTARA Y ACCEDIESE A MARCHAR CON ELLOS, LE DIERON UN ESPEJO PARA QUE PUDIERA CONTEMPLARSE Y COMPROBAR POR SÍ MISMA QUE ERA LA MÁS HERMOSA DE TODAS LAS MUJERES. UNA VEZ TRANQUILIZADA, AMATERASU TUVO A BIEN ACCEDER A LA SÚPLICA DE TODOS SUS SÚBDITOS Y VOLVIÓ A REINAR SOBRE ELLOS.
EL DIOS SUSANOO, QUE SE HABÍA REBELADO CONTRA ELLA, FUÉ EXPULSADO DEL REINO Y SE LE DIÓ EL IMPERIO DE LOS MARES, EN UNO DE LOS CUALES MATÓ DE UN SOLO TAJO DE SU ESPADA A UN GIGANTESCO DRAGÓN DE OCHO CABEZAS. DE ESTA MANERA, LA PAZ Y LA FELICIDAD VOLVIERON A REINAR EN LAS ISLAS JAPONESAS. EL NIETO DE AMATERASU, LLAMADO JINMUTENNO, OCUPÓ EL TRONO IMPERIAL Y FUÉ EL PRIMER MIKADO O EMPERADOR DE NOMBRE CONOCIDO. COMO ATRIBUTOS DE SU REALEZA, LA DIOSA LE ENTREGÓ EL ESPEJO DONDE ELLA SE MIRÓ AL SALIR DE LA GRUTA, LA ESPADA CON LA QUE SUSANOO MATÓ AL DRAGÓN DE OCHO CABEZAS Y UNA JOYA. ESTOS OBJETOS HAN SIDO CONSERVADOS POR TODOS LOS EMPERADORES QUE FUERON SUCEDIENDO A JINMUTENNO, Y AUNQUE NADIE -NI EL PROPIO MIKADO- LOS HA VISTO, SE CONSERVAN ENVUELTOS EN INNUMERABLES SEDAS EN UN TEMPLO NO LEJOS DE TOKIO.
DE JINMUTENNO, SIN INTERRUPCIÓN, DESCIENDEN, A TRAVÉS DE 2,600 AÑOS, TODOS LOS EMPERADORES DEL PUEBLO JAPONÉS.
EN CUANTO A LA DIOSA AMATERASU, VIENDO ASEGURADA SU DINASTÍA EN EL TRONO IMPERIAL, PIDIÓ A SU PADRE, EL SOL, QUE LA LLEVARA JUNTO A ÉL, Y, ENVUELTA EN SU LUZ, SE FUÉ A SU LADO; ALLÍ PERMANECE DESDE ENTONCES, Y, TRANSFORMADA EN RAYOS LUMINOSOS, VELA SIEMPRE SOBRE SU PUEBLO.
 

Publicar un comentario