viernes, 21 de noviembre de 2008

ASALTO A LAS BUENAS COSTUMBRES



Una mujer denunció que su casa había sido robada. Su hija después admitió que el desastre lo causó ella buscando una bikini.
Una señora reportó un robo en su domicilio. Todo parecía indicar que su casa en Rheydt, Alemania, había sido puesta patas para arriba por vándalos en busca de algo de valor. Sin embargo su hija Sylvia Riegler, de 16 años, confesó a los detectives -mientras trataban de establecer cómo habían entrado los malvivientes- que había sido ella buscando su traje de baño.Un vocero de la policía explicó que "parecía un clásico atraco cuando llegamos. Adornos rotos, cajones vaciados, muebles volteados o con todos sus cajones abiertos. Era un caos. Lo único que no quedaba claro era cómo habían entrado sin forzar la puerta". La adolescente comentó que "es cierto que soy un poco desprolija pero realmente no me di cuenta que había causado semejante desorden".
Publicar un comentario