viernes, 21 de noviembre de 2008

LIBRO DE QUEJAS PARA UN LADRON

Un asaltante entró a robar a las 9 de la mañana y se encontró con que todas las cajas estaban vacías. Amenazó con elevar una queja formal a los gerentes.
Joseph Goetz, de 48 años, ingresó temprano al banco Susquehanna de Springettsbury y exigió a las cajeras que le entregaran todo el dinero. El problema fue que ellas todavía tenían los cajones vacíos.La primera empleada en ser amenazada se desmayó. Entonces Goetz pasó a la segunda, quien abrió el cajón de los valores y le mostró que todavía no había llegado el dinero. La tercera también exhibió el cubículo vacío. El asaltante, totalmente iracundo, se fue del banco con las manos vacías y mientras lo hacía le gritó a los presentes que les haría llegar una queja formal para hacerles saber a los directivos de la empresa su extrema insatisfacción.Un cliente alertó de la presencia del asaltante al 911 y a los pocos minutos el hombre fue apresado. Goetz se encuentra en la cárcel del Condado de York y el juez Paul Diehl fijó en 25.000 dólares la fianza. Y lo peor es que el pobre hombre podría haberla pagado si no fuera porque los atorrantes de los empleados del banco no hicieron su trabajo a tiempo.
Publicar un comentario