jueves, 4 de diciembre de 2008

ENCONTRÁNDOSE A USTEDES MISMOS

Dios siempre nos está acercando a Él.

DIOS Dijo:

Cuando se encuentran con alguien, ustedes se están encontrando consigo mismos; su ser se presenta ante ustedes. La persona que tienen enfrente es una imagen de ustedes mismos. Ustedes tienen un genio interior que crea quienes ustedes desean que se aparezca ante ustedes. Ustedes comparecen ante si mismos de muchas maneras, y sin embargo, todas ellas son ustedes proyectándose hacia si mismos. Independientemente de cómo se puedan sentir ustedes al respecto de estas proyecciones, ellas reflejan un aspecto de ustedes. No solamente les parece esto inverosímil, sino que también les parece escalofriante.

Ustedes no pueden creer que pudieran convocar a duendes y a ogros para que acudiesen a su encuentro. Ustedes a duras penas pueden creer que van atrayendo belleza y bellas almas hacia ustedes. Sin embargo, un aspecto, algún pensamiento que tienen, se ha proyectado a si mismo ante sus ojos. Ni ustedes – los que perciben, ni los que son percibidos – puede que sepan esto. Y sin embargo, ha habido algo de colaboración inadvertida ahí.

En un solo día, un mendigo desamparado podría presentarse a ustedes, o un hombre de negocios acaudalado, un niño que llora, alguien que va con prisas, un hombre, una mujer, jóvenes, y mayores, y todos ellos son ustedes. Ustedes son todas combinaciones posibles. Ustedes deberían de reconocer a cada uno de estos personajes, porque ellos son ustedes. Son un aspecto de ustedes. Todos ellos son ustedes.

Podemos añadir un hombre bebido en la calle, y pueden empatizar con el, o denunciarlo porque es una visión de algo que hay en ustedes. Ustedes ven policías y ladrones porque ustedes también son los que detienen y los detenidos. Ustedes han sido el bueno y el malo de la película; han llevado puesto cada disfraz conocido por el hombre. Y sin embargo, ustedes no pueden engañarse a si mismos. Estos que están delante de ustedes, no son unos desconocidos. Puede que ustedes no quieran reconocerlos. Sin embargo, cada uno de ellos son ustedes.

Cuando van a un concierto, ustedes son testigos de la bella música que crean en sus vidas. Cuando van a un partido de fútbol, ustedes son todos los jugadores, el equipo que juega en casa, y el visitante, el equipo ganador, y el perdedor, el que lesiona, y el lesionado. Seleccionan a los personajes, y arman el atrezzo. Ustedes son también los productores y los directores; son los villanos y los ángeles. Ustedes representan todos los papeles. Ustedes saben qué son villanos y qué son ángeles. Ustedes se han metido en su piel.

Cada persona que se presenta a si misma ante ustedes, es su invitado. Puede que no recuerden que ustedes les invitaron, y sin embargo, tampoco pueden desmentir su existencia.

Perhaps you wrote an invitation long ago, and it just got into the mail today.

Quizás pensaron en profundidad qué es lo que no querían, y lo invitaron hacia ustedes.

No es cuestión de merecer; no es cuestión de culpa o arrepentimiento. Sin embargo, es una cuestión de responsabilidad. Incluso si se cometió un error imaginario, quizás un caso de falsa identidad, no importa. La responsabilidad es ahora suya. Ustedes se encuentran en el andén ahora. Depende de ustedes qué tren toman. Pueden subirse, y pueden bajarse. Pueden ser empujados, y puede que les desplacen de lugar. Ustedes son los que están ahí. Cómo se las arreglaron para llegar allí no es asunto suyo. Ustedes llegaron allí.

Ustedes son los reactores y los generadores del universo.

Ustedes son su eje. Ustedes son su parte primordial.

Ustedes son el proceso y el procesador, y son también el resultado. Ustedes son el sujeto y el objeto. Ustedes son los verbos transitivos y los intransitivos. Ustedes son los nombres propios y los comunes.

El lado bueno de todo esto es que ustedes pueden ser cualquier cosa que deseen, y pueden estar con cualquiera que ustedes deseen.

El mundo actual está creado por ustedes.
Publicar un comentario