viernes, 19 de febrero de 2010

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE LA TOS DE LA PERRERA


Prevención de tos de la perrera. La traqueobronquitis infecciosa canina, también conocida como tos de la perrera, es una enfermedad muy contagiosa que puede afectar a todos los perros, pero los más predispuestos son los cachorros y los animales con débil estado de salud o pocas defensas.

Por este motivo, la mejor forma de prevención de la tos de la perrera es la vacunación, a partir de la 8º semana de vida de la mascota.


El uso de vacunas intranasales es muy recomendable, ya que este tipo de medicamento inmuniza a las mascotas frente a los principales agentes que causan la tos de la perrera. Después de un período entre 48 y 72 horas de aplicada la vacuna, de dosis única, el perro estará protegido contra la enfermedad.

Las vacunas intranasales son más efectivas que las inyectables a la hora de brindar protección contra la tos de la perrera. Además, sólo requieren una revacunación anual, mientras que las vacunas inyectables tienen que ser reforzadas después de dos o tres semanas de la primera aplicación.

Tratamiento de tos de la perrera. Si tu mascota ha adquirido esta molesta enfermedad, hay mucho que puedes hacer para aliviar sus síntomas y agilizar su curación.

No dejes de llevar a tu mascota al veterinario y seguir todas sus orientaciones, pero de todas maneras hay algunos consejos que puedes seguir: en primer lugar, recuerda que tu mascota necesitará el reposo necesario para su recuperación, así que reduce sus actividades mientras esté enfermo.


Frecuentemente la tos de la perrera disminuye el apetito en nuestras mascotas, así que muchas veces puede resultar necesario que estés presente a la hora de comer para incentivar a tu perro. Como la descarga nasal presente en esta dolencia disminuye su capacidad olfativa, una forma de despertarle las ganas de comer puede ser usando alimento en conserva o bien calentándolo para que desprenda más olor.

Es importante para el tratamiento de la tos de la perrera que tu mascota no deje de alimentarse y beber, por eso revisa siempre su plato de comida y también el de agua. Por lo general con estos cuidados la mascota se recupera bien sin necesidad de medicación, pero según cada caso el veterinario evaluará la necesidad de usar fármacos o no.

Jamás administres medicamentos a tu mascota por cuenta propia, el uso de antibióticos para el tratamiento de la tos de la perrera debe ser decidido por el veterinario, que además supervisará la evolución de cada caso.
Publicar un comentario