jueves, 11 de marzo de 2010

PERROS CELOSOS Y BEBÉS: CONSULTORIO DE MASCOTAS


“Hola, tengo una gran incertidumbre: tengo un perrito extemamente celoso, muy apegado a mí y a mi marido, y siempre le hemos dado todos los gustos. Hace un tiempo estamos pensando en tener un bebé, pero tenemos miedo de la reacción del perro y cómo se comportará con el niño. Tampoco nos gustaría deshacernos de él, ¿qué podemos hacer?”

El hecho de tener un perro celoso no tiene que afectar tus planes de tener un bebé, pero deberás adoptar algunas reglas: en primer lugar, no cambiar la rutina de tu mascota una vez que nazca el niño. Cualquier alteración podrá ser motivo de estrés para tu perro, así que si tienes que hacer algún cambio, hazlo ahora así tu mascota tendrá tiempo suficiente para acostumbrarse.


Como pasarás gran parte de tu tiempo con el bebé en brazos, puedes mostrarle desde ahora a tu perro cómo será la nueva vida. Para ello, puedes usar una muñeca y tenerla en tus brazos, colocarla en una silla, e inventar nuevas situaciones que acontecerán una vez que nazca el niño. Lo más importante es no permitir que el perro sea agresivo con la muñeca.

Cuando el bebé nazca, permítele a tu perro que olfatee la manta con que lo cubres, pero no dejes que la muerda ni que juegue con ella. Simplemente muéstrasela y hazle algún gesto de cariño, para que pueda asociar el olor del bebé a sentimientos y sensaciones agradables.

Además de verte a ti con el bebé, es bueno que la mascota se acostumbre a observarlo en brazos de otras personas, principalmente cuando llegues de la maternidad. Recuerda que puede parecerle extraño que después de ausentarte por el tiempo necesario al trabajo de parto vuelvas al hogar con el niño en tus brazos.
Publicar un comentario